02 de novembre 2008

Indicadores de impacto o cómo medir la eficiencia de las políticas públicas


Es frecuente que se diseñen políticas públicas asentadas en un diagnóstico correcto y llenas de buena voluntad pero que no acaban teniendo ningún impacto significativo en la realidad. Un ejemplo de ello puede ser el dinero que se destina a las incubadoras que están pensadas para hacer nacer empresas pero en el mejor de los casos solamente crean autoempleo. No se trata de un mal uso de los recursos públicos, simplemente de un recurso ineficiente. Y dado que las formas de medir el impacto de las políticas públicas son a medio o largo plazo, a menudo en marcos macro, los indicadores de gestión (que simplemente indican que se implementan las políticas acordadas) no suficientes para saber si estamos o no tirando dinero público. Los indicadores de impacto deben suponer una nueva generación para unas políticas públicas que deben cambiar radicalmente su tempo, hay que definir indicadores de impacto más cualitativos y unas fórmulas de gestión dispuestas a innovar si los indicadores de impacto evidencian que los resultados esperados no se están cumpliendo. Si la función pública dedicara solamente un 50% de sus esfuerzos para hacer procesos de contratación transparente a medir si realmente el uso de sus recursos es eficiente, la revolución estaría servida. Pero la función pública continua huyendo de la cultura de los resultados porqué esto supondría alterar su sistema de incentivos y presiones y basaría en el talento y la meritocracia su cultura corporativa.

4 comentaris:

03 de novembre, 2008 09:46
esteve almirall ha dit...

Este es un tema especialmente notable en innovación, donde la mayor parte de las cosas sirven poco.

La enquesta europea de innovación es un buen paso en esta linea, un paso que además permitiria disponer de un indicador homologable del que ahora no se dispone a nivel de Cataluña.

Sin embargo, hay otras formas que nos son indicadores, de lograr objetivos parecidos. Una de ellas es promover validaciones y diseño en entornos reales con usuarios reales (Living Labs) en vez de oscuras validaciones de laboratorio. Claro no es aplicable a todos los proyectos, sólo a una parte, pero podria mejorar sensiblemente su resultado.

03 de novembre, 2008 15:56
Yoriento ha dit...

"Pero la función pública continua huyendo de la cultura de los resultados porqué esto supondría alterar su sistema de incentivos y presiones y basaría en el talento y la meritocracia su cultura corporativa."

¿Qué mas se puede añadir? Y lo digo desde "dentro"...

04 de novembre, 2008 00:01
Anna ha dit...

Aquello que realmente dota de sentido pleno un objetivo no es su existencia "per se" sino el resultado que se consigue: demuestra que fue bien definido, que tenia sentido en el marco global de planificación, que se ejecutó con éxito y que incidió con resultados allá donde se esperaba/deseaba que tuviera repercusión.

Planificar es una cosa y ejecutar dicha planificación es otra: una carrera de fondo para la que no siempre se está preparado o predispuesto. Menos aún cuando amenaza biotopos con claros rasgos acomodaticios.

25 de maig, 2012 04:49
Daniel Arrubla Escobar ha dit...

Hi!
My name is Daniel, I'm colombia.
Actually, I'm studying at the university, into the curriculum we have to do a reserche and me and my friends decided to make it about policies in health. I would like to know if you could help us to find a way to measure the impact of the policies into a ville specific.
I could be really gratefull if you could give us any indication.
Good luck!