10 de gener 2009

las universidades sin capacidad de discriminar talento perderán talento


Las universidades sin una gobernanza capaz de discriminar talento perderán talento. Sus mejores investigadores, que constituyen potentes marcas personales capaces de atrer talento y conseguir proyectos competitivos significativos, si consideran que la universidad no les facilita el desarrollo de sus proyectos, ni la marca de la universidad les aporta un valor diferencial, intentarán desarrollar institutos propios de investigación dónde la toma de decisiones y la gestión sea más fácil y eficiente. Las comunidades autónomas que no querrán perder estos investigadores les ayudarán a crear estos centros con tal de retener su talento.

Las universidades tienen un reto importante en superar mecanismos asamblearios de gobernarse y en desarrollar mecanismos serios para reconocer el talento real (el que ofrece resultados incontestables). Si impera el igualitarismo al margen de resultados, si no se discriman rescursos a favor de los que más aportan, si no se establecen mecanismos de decisión y gestión ágiles, las universidades se descapitalizarán de sus mejores talentos a corto y medio plazo. Y este efecto, que ha empezado ya en el ámbito de la investigación, da ya muestras de reproducirse en el ámbito académico en determinados programas de doctorado o de máster. Se creará una capa de oferta universitaria que escapará a mecanismos obsoletos de gestión y determinarán nuevas fórmulas institucionales que la única vinculación que tendrán con la universidad es una adscripción a efectos de titulacíón. Ejemplos, los hay.

Curiosamente la universidad, que es un territorio de talento, puede tener dificultades para retener talento, y si no sale de esta espiral de resistencias corporativas y de debates orientados al pasado, muchas universidades tendrán como principal visión la pura inercia , y eso no es bueno para nadie. Necesitamos universidades potentes y con mucho talento.

2 comentaris:

11 de gener, 2009 10:48
Anna ha dit...

Y con un claro efecto dominó: si no discriminan, no retienen talento; si no retienen, no generan talento; si no generan, no transmiten talento; si no transmiten, no liberan talento.

12 de gener, 2009 01:49
Anònim ha dit...

Nunca mejor dicho, parece que en las Universidades Españolas están los dos extremos. “Mas presupuesto = menos talento+ capacidades “ “Menos presupuesto + Talento – capacidades”.

1. El poder adquisitivo ( universidades privadas) en la mayoría, se admiten estudiantes con menor nota de selectividad que en la publica. (ejemplo: medicina). Las universidades publicas, tienen muchos estudiantes y el profesorado esta al máximo.
2. En especializaciones “master”, el poder adquisitivo (en general) pasa por encima de cualquier prueba de admisión.
3. Las empresas parece ser que tienen mejor “networking “ con universidades privadas que con las publicas, gracias al presupuesto? PR? Profesorado? Capacidades?

Después de haber podido estudiar en USA, y poder ver que el hecho de poder entrar en una Ivy League Univercity, (si tienes nacionalidad Americana) no es económico si no TALENTO, gracias al poder que tienen de “DISCRIMINAR TALENTO”, pregunto: como poder llegar a un termino medio? Las empresas son concientes de lo que esta sucediendo? Ho se tendrá que esperar otra generación para que las “PIMES” realmente se den cuenta donde ir a buscar talento? Se tendrá que producir el efecto contrario, la demanda (empresas) creará la oferta (universidades/talento)? “Backward”…..
Elisabeth (NYC)