08 de juliol 2009

Talento y calidad de vida


A nadie le amarga un dulce. Es evidente que los profesionales de talento reconocido gracias a sus resultados, se mueven más y pueden escoger más que otros profesionales que brillan menos. Pero suponer que estos profesionales irán a trabajar a una ciudad o región simplemente por su calidad de vida es demasiado suponer.
Lo que mueve el talento es el talento. Sin una masa crítica de talento es difícil atraer talento. Los mejores investigadores, cuando se mudan, preguntan básicamente por la calidad de las personas con las que compartirán equipo allá dónde van. Los mejores profesionales se acercan a aquellas marcas y proyectos que desprenden talento. La calidad de vida (y el dinero) son factores importantes pero no son factores determinantes.
Intento explicar esta proposición a alcaldes que lideran municipios de una de las regiones dónde, sin duda, la calidad de vida es más alta y, en cambio, se confiesan muy preocupados por encontrar gente de valía para liderar sus proyectos.
La calidad de vida (y cada vez más la seguridad) es un factor necesario pero no suficiente para atraer talento. El tener un pipeline de proyectos que desprendan talento y una cultura de prioridad talento en las empresas y en la administración, es mucho más importante que lo bello o lo bucólico. El talento va a lo bello y lo bucólico, pero normalmente de vacaciones.
Para captar talento deberemos hacer mucho más que exhibir calidad de vida.



(la imagen es Pieter Janz Van Asch)

1 comentari:

17 de juliol, 2009 03:46
Jorge Esteve ha dit...

de lo milloret...sur tout pq prediquem amb l'exemple!