25 octubre 2009

De la importancia profesional de saber escribir



Algunos profesionales que acceden a altas responsabilidades dejan de escribir. Ya nunca se sienten en soledad a crear un texto que sirva de palanca para los objetivos corporativos. Para eso están los subalternos que hilvanan textos sobre ideas anunciadas muy esquemáticamente. Trabajar, para ellos, consiste en hablar, en escuchar un poco, en leer síntesis de documentos pero nunca consiste en escribir. Craso error.



Escribir es la mejor forma de conceptualizar, es la forma de expresar ideas, de ingeniar proyectos. Escribir es demostrar capacidad de crear, de expresar la complejidad, de plasmar la jerarquía de prioridad, algunas veces es una forma de compromiso.



Hay una diferencia muy notable entre los profesionales que saben escribir y aquellos que no escriben. Saber escribir no implica necesariamente tener ideas, pero la gente que tiene ideas normalmente las sabe escribir.



Escribir es no apalancarse. Desconfío de esos profesionales que alternan reuniones que preparan otros con sucesivos cafés dónde se suponen que gracias a sus habilidades relaciones lo resuelven todo. Confío más en aquellos profesionales que no pierden el hábito de escribir por muy arriba que estén.



Tener ideas, escribirlas y llevarlas a cabo es la gimnasia del talento.





(The best way to have a good idea is to have lots of ideas decía el gran científico Linus Pauling)
(La imagen, árboles de Rusñol)

8 comentaris:

26 octubre, 2009 13:24
cumClavis ha dit...

Coincido absolutamente contigo! Hay cierta devaluación en el sistema del hecho de escribir [no te digo de leer] como si llegado a un punto este hecho fuera el primero a delegar [recuerdos de lo jefe que hacía dictar...]. La falta de escritura acelera el alzheimer organizativo...

26 octubre, 2009 23:36
Antonio Arias ha dit...

Eres un sabio, Xavier. Es verdad que en la Alta Dirección no hay tiempo para redactar. Ya no digo para hacer un memorandum o un artículo. A veces, me sorprende cuando una Alta Autoridad me escribe, de su puño y letra un tarjetón y encima lo hace con estilo depurado.
En fin, muy buena reflexión

26 octubre, 2009 23:48
xmarcet ha dit...

Gracias a tí, Antonio, que eres un ejemplo de disciplina a la hora de escribir, Xavier

27 octubre, 2009 10:12
Ginés Alarcón ha dit...

"Confío más en aquellos profesionales que no pierden el hábito de escribir por muy arriba que estén".

yo también.

saludos!!

28 octubre, 2009 01:21
Elisabeth De Morentin ha dit...

Si, tienes toda la razón, reflexionar, analizar y crear mediante la escritura es una practica que se esta perdiendo. un gran ejemplo de la gran influencia positiva, es Peter Drucker.
Lo que añadiria es la adaptación de las nuevas tecnologías; imágenes (pictures/sketches). Actualmente algunos ejecutivos lo están adoptando, como parte de su escritura.

29 octubre, 2009 21:51
Anna ha dit...

Por deformación de formación académica quizás, pero me gusta comparar la escritura con un ejercicio habitual en la arqueología: el procesado de los sedimentos. Y es que escribir es lo más parecido a lavar, decantar y pasar por el cedazo: separa lo que es estéril de lo que no lo es, clasifica por granulación las ideas y las estratifica, las prioriza.

A veces, el tiempo es la gran barrera para hacerlo. Pero también dices que "algunas veces es una forma de compromiso". Y ya no hablo respecto a los demás, sino más bien hacia uno mismo. Porque escribir nuestras ideas nos vincula fuertemente a las mismas.

Gracias por el post. Una vez más, excelente.

30 octubre, 2009 18:24
xmarcet ha dit...

Anna, un comentari preciós, gràcies per passar per aquí deixar aquest regal. Xavier

05 novembre, 2009 23:48
Sergio Cortés ha dit...

Efectivamente el escribir resulta un ejercicio indispensable para cualquiera que quiera pensar...

me encantó la frase de Anna de "Escribir nuestras ideas nos vincula fuertemente con ellas"...

brillante.