01 d’octubre 2009

Talent first: no es lo mismo quién haga las cosas


Una buena idea en manos de una persona u otra puede acabar en innovación o en un proceso infinito de marear la perdiz. Una innovación puede tener éxito o fracasar, entre otros factores, si tiene el equipo capaz de desarrollarla. Una inversión millonaria puede tener sentido si tiene el liderazgo que corresponde a su inversión, una inversión discreta puede ser muy rentable si se escoge bien quién la va a conducir. No es lo mismo. Y sin embargo nos cuesta mucho centrar el debate en talento. Nos incomoda romper inercias curriculares y nos cuesta gestionar las expectativas de los aspirantes. A veces talento supone alterar la jerarquía de las trayectorias, a veces supone apostar radicalmente por la experiencia, o por la creatividad. Normalmente talento es un equilibrio de competencias que se ajusta a nuestros proyectos y que se fundamente en resultados pasados y expectativa de resultados futuros. Talento no es esgrimir exclusivamente buenas notas, es el mix de aptitud, compromiso y resultados.
La gestión del talento consiste en no dejar la pregunta “¿quién lo hará?”, para el final, sino para el principio, y buscar las respuestas en perfiles antes que en apellidos y entornos abiertos más que en círculos endogámicos. Es un gestión de detalle, emocional, artesanal, pero es una clave de éxito rotunda.
Preguntarse quién va a hacerlo no es perder el tiempo, es centrarnos en una parte fundamental de la solución.
(la imatge és de Meifren)

5 comentaris:

02 d’octubre, 2009 09:37
Anònim ha dit...

Has posat el dit a la nafra.Avui en molts projectes ja hi ha un bon PPT, però al passar a l'acció es malmet el projecte perque no s´hi posa el lider adient.En molts casos es perquè en realitat no s'han entes bé el projecte i les variables clau pel seu exit.Es viu en un pla retoric , que dona "el pego",però no s'enten prou el repte.A vegades senzillament es tracta de posar gent mediocre perquè no facin ombre. Però en molts cassos es un problema del que decideix que es poc competent.
Es una patologia molt comú en l'estrategia.Es creure que hi ha un punt fort quan no hi es o fins i tot es feble.Son els "Blind Points".
Tenim molts exemples a l'abast, sobretot en el sector públic on la distancia entre el que som i el que diem que volem ser es tant enorme.
Carles Esquerré

03 d’octubre, 2009 16:12
xmarcet ha dit...

Quina sort Carles poder compartir amb tu aquestes ratlles, gràcies pels teus comentaris

06 d’octubre, 2009 15:24
Maria Elena ha dit...

Una vez más un post muy acertado. Te pasa el día haciendo puzles, me decía un colega el otro día tan facil y tan dificil como buscar la persona adecuada, dispuesta y organizativamente disponible para cada uno de los roles de cada uno de los proyectos que nos ocupan

15 d’octubre, 2009 08:46
Juan Jose ha dit...

realmente acertado el articulo, pero me gustaria añadir que en muchas Organizaciones el momento de elegir a quien va a poner en marcha el proyecto se considera que es el final de la responsabilidad de los que han aprobado la iniciativa y pasa a ser del Responsable del Proyecto. En consecuencia se abandona la tensión sobre el mismo ya que finalmente tenemos a quien aplaudir o abuchear y esta actitud hace que el comportamiento del Responsable adquiera tonos epicos; "esta solo ante el peligro" . Por no alargarme, no solo es importante la elección del responsable sino la de tener una politica correcta de acompañamiento de los Proyectos.
un saludo
juanjo

17 de novembre, 2009 13:36
Montse ha dit...

"Talento no es esgrimir exclusivamente buenas notas, es el mix de aptitud, compromiso y resultados."

Em quedo amb aquest comentari. Fantàstic Sr. Marcet,