07 de novembre 2009

Del criterio como competencia


Una de las competencias más preciadas entre los profesionales es la capacidad de ir más allá de los tópicos, de presentar criterio ante tópicos que nos aparecen envueltos en mantos de moda o innovación.
Veamos, por ejemplo, un surtido de tópicos referidos a la comunicación corporativa: todo tiene que ser 2.0, salir en los medios es muy importante, hay que usar redes sociales para hacer negocio. Hace un par de años el tópico era estar en Second Life o usar Youtube para proyectar nuestra empresa.
Ante cualquier nueva propuesta es muy importante el criterio profesional. No todas las novedades son buenas para todas las organizaciones, ni todas son una tontería en la que no vale perder el tiempo. Tener criterio profesional es clave. Leer las novedades con rapidez y tomar decisiones sobre su utilidad para nuestras organizaciones. Debemos tener nuestro propio radar para conocer las novedades y un poco de intuición intelectual (para utilizar el término del filosofo Jaume Balmes) para resolver nuestra posición al respecto. La innovación es ya una constante para cualquier entorno organizativo y el posicionamiento o reposicionamiento al respecto también es constante. Por tanto tener criterio pasar a ser una competencia fundamental. Tener criterio no quiere decir no equivocarse, quiere decir tener capacidad para decidir con una cierta rapidez (a menudo la decisión será seguir un tema y ver como madura, otras veces será no dedicar ni un minuto más a ello y a veces querrá decir montar una aplicación y probarla inmediatamente). Necesitamos tener criterio, ir más allá de tópicos y modas. Gestionar no es añadir tópicos, es saber discernir. Tener criterio es condición de talento. Innovar requiere criterio, escoger entre muchas ideas cual llevamos al mercado.
A veces, tener criterio nos lleva a anticiparnos, otras a nadar contracorriente, otras a pasar desapercibidos, otras a sostenerla, otras a cambiar. Tener criterio está vinculado a la capacidad de decidir (y hoy día a la capacidad de decidir rápidamente). Volviendo al filósofo de Vic Jaume Balmes, presentar criterio tiene también mucho que ver con el sentido común.
Valoremos a la gente con criterio, ni que a veces se equivoque, porqué necesitamos líderes, directivos, empresarios, profesionales con criterio. La ausencia de criterio es síntoma de mediocridad.


(Árboles de Rusiñol)

4 comentaris:

07 de novembre, 2009 22:32
www.supervivenciadirectiva.com ha dit...

Estoy deacuerdo de la importancia del criterio, especialmente en el ejemplo que pones de las 2.0. Creo que las redes 2.0. se están presentando con expectativas muy elevadas por un efecto moda.

Introducir este tipo de tecnologías en organizaciones con expectativas muy altas (p.e.cambio cultural) puede provocar problemas. Es cuestión de criterio y de haber pasado por otras modas...

07 de novembre, 2009 22:56
xmarcet ha dit...

Gracias Virginio, por cierto tengo pendiente tu libro, tiene muy buena pinta, espero que caiga en el próximo viaje, gracias por pasar por aquñi, Xavier

09 de novembre, 2009 18:29
Xènia ha dit...

Només volia dir que gràcies per les teves reflexions. Espais com aquests són els que em fan pensar (el que a tu tant t'agrada)en què puc aportar a la organització on treballo, sense caure en els tòpics, en modes; tot i així estic d'acord en què el criteri ve determinat, moltes vegades, pel sentit comú. Segueix escrivint...

09 de novembre, 2009 22:25
xmarcet ha dit...

Gràcies a tu Xènia per compartir-ho, Xavier