18 de desembre 2009

2009: nueve pinceladas y una herida


Pienso en el año que vamos a dejar en términos de management y me salen 9 pinceladas y una herida.


1. El cambio ha dejado de ser una retórica y se ha convertido en un imperativo determinado por los hechos en la mayoría empresas. Hay que reinventar estrategias o modelos de negocio. El cambio es una oportunidad. Da vértigo, pero es la oportunidad.


2. La innovación ha dejado de ser una opción. La crisis ha empujado a una innovación resultadista, que quiere ROI a corto plazo de los funnels de innovación, improvisando culturas de innovación inexistentes y abriéndose atolondradamente a una innovación abierta que se consolida como modo natural de la innovación en muchas empresas. Veremos más innovación en el core business y menos innovación periférica. Esto va en serio.


3. Hemos hablado mucho de talento. La gente de talento ha notado poco la crisis en lo personal, ha sufrido más para obtener recursos para sus proyectos que por quedarse sin proyecto. Todavía nos queda mucho camino que hacer en el talent management. La apuesta talent first todavía no es una realidad.


4. La industria se ha revalorizado como el único espacio económico que ofrece masa crítica de ocupación, se ha insistido sobre la necesidad de incorporar más conocimiento y más sostenibilidad a la industria, lo cual, exige de todos grandes dosis de liderazgo, visión y compromiso. La economía sostenible y competitiva no se decreta, se construye desde la base. Preferiría que fuera nuestro reto de emprendedores que un lema del gobierno.


5. Las redes sociales han sido un gran fenómeno social que ha llenado muchas pantallas y mucho papel, pero no parece un fenómeno económico sustancial, por el momento.


6. Hemos puesto de moda la palabra valorización, como expresión de la conversión de conocimiento (o de ciencia) en valor económico, se han consolidado agentes como KIM y se ha evidenciado que el modelo de relación universidad – empresa basado en las OTRI ha periclitado. Estamos ante un cambio positivo.


7. El Marketing se ha hecho más complejo y ha conectado con la innovación como vasos comunicantes. Hay que ir más allá de las necesidades del cliente y trabajar más en un ecosistema integral que lo mire como persona, cliente y ciudadano a la vez. Es un enfoque atractivo pero para nada fácil.


8. En un entorno de incertidumbre y tensión por los resultados o la supervivencia, la comunicación es un instrumento imprescindible de gestión corporativa, para conseguir el máximo compromiso de la gente, para lanzar un relato corporativo creíble en medio de la tormenta y para hablar con los bancos. Comunicar, comunicar, comunicar.


9. Resilencia y compromiso. En 2009 hemos descubierto lo que son serios tienen capacidad de aguante y sacrifico y los que son pusilánimes.

La Herida:


Queda claro que hay una franja laboral, muchas personas, que no presentan perfil para la economía que viene, cada vez más exigente en competencias profesionales. Es un gran problema estructural, especialmente, de la economía española. No podemos engañarnos, toda la sociedad deberá hacer un gran sacrificio para mantener estas personas en una inclusión digna, y ellos también deberán hacer grandes esfuerzos por no descabalgarse. Todos deberían tener acceso a formación y oportunidades pero deberían corresponder con esfuerzo personal, y discriminar los que evidencian esfuerzo de los que evidencian desidia. En 2009 ya sabemos que la salida de la crisis no dejará un paisaje cómo antes, ya no seremos más un país que compite con costes bajos y esto exige tener una base profesional competente en un entorno global dónde aportar valor no será fácil en ningún sector. Es nuestro gran desafío generacional, entender que vienen tiempos exigentes.

La frivolidad nos aboca a la dificultad permanente, la seriedad y el compromiso, nos permiten ser razonablemente optimistas.

(el recorte es de una obra de Giovanni Bellini, uno de mis pintores más admirados).

2 comentaris:

24 de desembre, 2009 10:21
rlfox ha dit...

Desde mi atalaya: el mundo del mueble.
La innovación, el cambio y el talento percibidos, ha sido, el despido.
En masa, como único sustento de mantener la industria, tejido en su mayoría con mucha energía y poco seso, de familiar creación y desarrollo pobre, los que no, se comportan de igual manera.
La valoración no existe. Así de simple. Subsistir es la consigna.
El rastro de quien quiere aguantar, no es posible seguirlo, pues se trata de quien puede y muchos con desgana, perdón, sin ilusión, no queda otra salida.
No hay marketing, tan solo subida escalonada de precios, no dejo de recibir nuevas tarifas entre el 2 y el 5,5%.
En cuanto a la comunicación, entre nuestros profesionales, mejor sería huir en vez de escuchar la sarta de penas y atrocidades cometidas de eventual avatar. Luego, los medios de comunicación son aliados de increíble valor para el apocalipsis de, es curioso, lo que tanto defienden.
No creo para nada que exista una receta de emprendedores ni públicos ni ensoñados pioneros, simplemente el sistema no crea ilusión y la defensa es el retraimiento del consumidor, ante esto, si el estado no marca camino, es que nos hundimos irremisiblemente, pues la capacidad privada tan solo tiene un horizonte el máximo beneficio, esto último crea riqueza y al tiempo una recesión como la actual.
Está claro que si no nos preparamos la caída será mayor.
Pero si alguien piensa que vamos a dejar de ser un país con bajos costes salariales, que se olvide, pues, para enero habrá proposiciones de recorte salarial con la escusa de continuar la singladura de la empresa.
Vale, habrá que aceptar...
No obstante soy optimista.
Por ello: Felices Fiestas.
Rafa
Pd: Gracias por hacerme pensar. Un abrazo.

08 de gener, 2010 20:14
Anònim ha dit...

Para mi és evidente que la cultura del esfuerzo y su traducción pràctica (la resiliencia) es la asignatura pendiente , sobre todo en los cuadros medios de las grandes organizacions , como las bancarias .