31 d’agost 2009

El vértigo del pensar en grande


Cuando alguien piensa en grande, en grandes soluciones para grandes retos, produce una mezcla de excitación, vértigo y responsabilidad. Son momentos realmente mágicos de la vida profesional. Oteamos grandes oportunidades en grandes desafíos corporativos o de la propia humanidad. Pero no podemos hacer como los neoplatónicos del renacimiento que disfrutaban más concibiendo las ideas que llevándolas a cabo, (lo que incluso comportaba que algunos de ellos dejaran inacabadas sus obras de arte). Lo esencial era el esbozo. Para nosotros no. Nuestro reto es innovar, incluso cuando alguien piensa en grande. A más grande el reto, más liderazgo y más compromiso.



(La imgen es un detalle de obra de Jacques- Louis David)


Més informació
29 d’agost 2009

Retos 1.9


Las vacaciones también pueden servir para revisitar los propios retos personales, profesionales y empresariales. Así como los personales son propios del ámbito de lo discreto os propongo compartir algunos de los retos que me empujan en este inicio de curso.

1. El reto de la autenticidad. Trabajar cada vez más en cosas que sean auténticas. Me refiero a que las cosas deben tener sustancia y no solamente construirse en base a cuatro ideas mal copiadas para intentar construir un relato aparente. La multinacional de la falsificación también llega al management y me gustaría poder alejarme de aquellas iniciativas que no sean más que humo para aparentar que estamos al día y que nos movemos pero que no tienen ningún impacto real.
2. El reto del impacto. Cambiar las cosas no es fácil. No lo es en la empresa privada (el equilibrio entre la inercia que nos proporciona los ingresos de hoy y la apuesta por el riesgo que nos debe proporcionar los ingresos de mañana no es fácil de encontrar y llevar a cabo), no lo es en la universidad (transcender el deporte de acumular conocimiento para que el conocimiento sea palanca de cambios significativos) no lo es en la administración pública ( ir más allá de los tópicos que todos repiten y orientarse a resultados significativos, constatables). El reto es que los papeles que escribimos sirvan como instrumento de cambio real y no solamente como ejercicio literario. Resultados, resultados, resultados.
3. El reto de aprender. El día que nos creemos que ya lo sabemos todo o sabemos mucho, este día, nos hemos prejubilado. Aprender es el motor de todo: es lo que nos ilusiona y seduce, lo que nos hace interesante nuestro trabajo, lo que nos permite mirarnos al espejo sin cansarnos de nosotros mismos, lo que nos permite innovar, lo que nos da pistas para afrontar nuevas complejidades. Vivir intensamente es aprender, vivir sin aprender es transcurrir entre rutinas.
4. El reto de pensar en grande. Es algo más que la dimensión. Es la escala de reflexión y la capacidad de moverse fuera de las áreas de seguridad con las que intentamos protegernos. Pensar en grande es desafiar la escala de nuestras inercias. Pensar en grande es cuestionar nuestras ortodoxias y desafiar algunos dogmas. Pensar en grande es luchar permanentemente contra nuestras mediocridades, las propias, las del país, las del mundo. Pensar en grande es alimentar el “pipeline” de las cosas que quizás conseguiremos hacer porqué no sabíamos que eran imposibles.
5. El reto del esfuerzo. No podemos olvidar que no hay relato significativo ni resultados sólidos sin esfuerzo. Dicho esto, el reto es Alojar mejor los propios recursos. Entender que el compromiso con los proyectos debe ser estratégico e inteligente. Dibujar trayectorias de trabajo eficientes. Equilibrar el esfuerzo para asegurar resultados sostenibles. No sepultar nuestros esfuerzos en las rutinas irrelevantes. Evitar que un esfuerzo excesivo nos fatigue de nosotros mismos.



Empieza el curso. Buen viaje.


(La imagen es de Garemijn)


Més informació
20 d’agost 2009

cuando no nos ven


Cuando no nos ven es cuando emerge la cultura. Cuando no nos ven y respetamos la naturaleza, cuando no nos ven y somos solidarios, cuando no nos ven y somos honestos. El respeto, a uno mismo y a los demás, se contrasta cuando no nos ven. Así es en nuestra vida personal y en nuestra vida empresarial. Cuando no nos ven no perjudicamos los clientes, cuando no nos ven atendemos la calidad, cuando no nos ven innovamos igual porqué es así como nos gusta reconocernos, porqué las empresas también tienen que gustarse cuando no las ven. En este momento, cuando no las ven, las mira su propia gente, sus trabajadores y directivos y es entonces cuando emerge o naufraga el respeto. Cuando no nos ven siempre nos vemos nosotros. La autoestima es factor de ambición, de competitividad y evidentemente de responsabilidad.


(la imagen es de Crespi)


Més informació
15 d’agost 2009

Construir competencias personales


¿Cuáles son las competencias personales que necesitamos para enfrentar nuestros retos profesionales y empresariales?


Sean Silverthorne, editor del muy útil HBS Working Knowledge, nos referencia en su blog los factores que según la profesora de la Harvad Graduate School of Education, Helen Haste, constituyen elementos clave de las competencias personales en nuestro tiempo. Cita cinco: Manejar la ambigüedad (me encanta esta referencia porqué el que crea que todo es blanco o negro lo pasará francamente mal), responsabilidad, capacidad de construir comunidad sostenible (nunca lo hubiera dicho así pero efectivamente es relevante), manejar emociones y manejar el cambio tecnológico.


A mí, que sabéis me gustan estas listas, esta me ha resultado interesante porqué no empieza por liderazgo o gestión del cambio, por citar dos clásicos. Ciertamente añadiría algunos factores clave que, a mi entender, son importantes para una buena performance profesional:


1. Resilencia. Capacidad de aguante y flexibilidad ante situaciones difíciles.


2. Capacidad de comunicación. Es un transversal quizás implícito en las propuestas de la Prof. Haste.


3. Capacidad de leer un mundo muy diverso y poliédrico. El mundo ya no es local ni cuando la escala es local pero esto exige unas habilidades nuevas, moverse en la diversidad y leer rápidamente los trocitos de globalidad que manejamos. Leer realidades diversas sin perder focus.


4. Añadiría una de básica, pero que no me canso de reivindicar. Capacidad de pensar. Gestionar no es solo copiar de otros o aplicar referencias de libros. El pensar es la base del innovar.


5. Last but not least. Honestidad.


En fin, que cada uno escriba su lista, especialmente que cada uno construya las habilidades personales que considere esenciales. Escribir no es construir pero puede ayudar a hacerlo.


Para referenciar bien las propuestas de Haste cito directamente del Blog de Silverthone:


Managing Ambiguity. “Managing ambiguity is that tension between rushing to the clear, the concrete, and managing this ambiguous fuzzy area in the middle. And managing ambiguity is something we have to teach. Because we have to counter the story of a single linear solution.”
Agency and Responsibility. “We have to be able to take responsibility and know what that means. Being an effective agent means being able to approach one’s environment, social or physical, with a confidence that one actually will be able to deal with it.”
Finding and Sustaining Community. “Managing community is partly about that multitasking of connecting and interacting. It’s also, of course, about maintaining community, about maintaining links with people, making sure you do remember your best friend’s birthday, that you don’t forget that your grandmother is by herself this weekend, and of course recognizing also that one is part of a larger community, not just one’s own private little world.”
Managing Emotion. “Really it’s about getting away from the idea that emotion and reason are separate… Teaching young people to manage reason and emotion and not to flip to one or the other is an important part of our education process.”
Managing Technological Change. “When we have a new tool, we first use it for what we are already doing, just doing it a bit better. But gradually, the new tool changes the way we do things. It changes our social practices.”



(La imagen es de Baciccio, un retrato de Bernini).


Més informació
01 d’agost 2009

¡Qué peligro más sutil refugiarse en el trabajo!


Jordi Nadal es un gran trabajador. Es emprendedor. Mudó un cargo de responsabilidad en una gran empresa editorial para impulsar Plataforma Editorial. En ello, le pone la vida, solamente. Además tiene tiempo de destilar su lucidez en libros. Son libros de editor más que de empresario, de lector antes que escritor. Jordi es mi amigo, pero a Jordi lo admira mucha más gente que sus amigos. Sus libros me hacen pensar, me ayudan a transitar por este filo hiriente que a menudo es la gestión, dónde las decisiones se visten de matices, de tonos, de emociones. Los libros de Jordi me ayudan a trabajar y a vivir y me hacen pensar en la relación entre el trabajo y la vida. Emprender es una forma de vivir, ¿pero es toda la vida?

No puedo menos que referenciar una vez más este pequeño regalo que Jordi nos hace: “El paraíso interior”.

Os dejo algunos de los aforismos que me han hecho ir a buscar la pluma y tomar nota:


- ¡Qué peligro más sutil refugiarse en el trabajo!


- Hay que vivir incondicionalmente.


- Se aprende, con esfuerzo, que callar es una manera e intentar ser inteligente.


- Hemos de merecer el respeto de los que nos ven cada día.


- El poder es lo que tienes cuando lo has perdido.


- La curiosidad es la fibra óptica del futuro.


( la imagen es de STEINLE, Edward Jakob von)


Més informació