25 de gener 2010

El papel en blanco como paisaje


Se puede sentir vértigo ante un papel en blanco. Es la metáfora perfecta de la creación. Todo es posible pero todo debe salir de nosotros. Hacer emerger esquemas, ideas, bocetos como primera energía de proyecto. El que pierde el hábito del papel en blanco ya solamente se refugia en la inspiración de los demás y opta por compilar. El papel en blanco nos desnuda ante nosotros mismos, nos pone a prueba. Verifica nuestros mecanismos de pensar, comprueba la potencia y lubricación de las ideas y nuestra capacidad de combinarlas, evalúa nuestra destreza en la expresión. El papel en blanco es un termómetro de aprendizaje y de esfuerzo. El papel en blanco es un paisaje de nosotros mismos.


(El detalle es de Jacques - Louis David)

1 comentari:

21 de febrer, 2010 19:13
rlfox ha dit...

“La creatividad debe ser descarada, sin miedo al fracaso y temer al éxito que lo ciega todo”
TJW Tronken