25 de febrer 2010

Coleccionar pruebas piloto


Hay una forma de hacer políticas públicas que consiste en enlazar colecciones de pruebas piloto que nunca van asociadas a indicadores de impacto. La mayoría de veces, las pruebas piloto consisten en probar copias más que en pensar y actuar con players que arriesguen y tomen decisiones. ¿No deberíamos poner coto a tanta prueba piloto?, en realidad, estas pruebas piloto, a menudo, son apuestas a medias de las que no se aprende porqué se pasa a otra prueba piloto.
La innovación muchas veces requiere una fase de prototipado, sin duda, pero lo que no tiene sentido es hacer políticas públicas que pasen de un prototipado a otro sin acabar de innovar nunca nada realmente significativo que impacte y transforme la realidad.
Las pruebas piloto pueden ser necesarias, pero coleccionar pruebas piloto, es una patología de algunas empresas y de muchas administraciones. Algunas veces es bueno que las cosas sean verdad.


(la imagen es de Johannes Stradanus)

4 comentaris:

28 de febrer, 2010 08:04
Miguel Carrion ha dit...

Caray, es un acierto esta visón y proyectables a los "informes" que encargan los políticos de oficio, son un ejemplo de ello. Informes el juego de amor en desojar una margarita, que al final siempre se queda sin hojas. Pero si evidencia la inseguridad de los objetivos en muchos miles de casos.

28 de febrer, 2010 19:16
Antonio Arias ha dit...

El documento CYD sobre un tema que te es tan grato como el cambio de la gobernanza universitaria, propone aumentar la presencia de miembros externos en los órganos de gobierno universitario, tanto por designación de los claustros como por los gobiernos con la facultad de nombrar (y destituir) al Rector o a los Decanos, todos ellos candidatos con un perfil de gestión.

Sugiere establecer una serie de experiencias piloto, en diversas instituciones como laboratorio de pruebas ante el cambio de modelo de gobierno. Me ha recordado tu entrada. Creo que podríamos "testear" adecuadamente el cambio .... ¿Qué opinas?

28 de febrer, 2010 20:06
xmarcet ha dit...

No es que esté en contra de las pruebas piloto, pero si de marear la perdiz ed impulsar políticas públicas para que parezca que se haga algo, pero hacer pruebas piloto bien hechas, con alineación estratégico y un sistema de indicadores de impacto, me parece razonable. Lo único que me disgusta es usar la pruebas piloto como horizonte sistemático. Que pases un buen domingo estimado Antonio. Xavier

04 de març, 2010 22:27
Anna ha dit...

Se ha hecho uso y abuso de las pruebas piloto. No tanto por proliferación de lo que estrictamente sería una prueba de este tipo, como por la tendencia a denominar "prueba piloto" a cualquier proyecto o política sobre la cual no se tiene una seguridad absoluta de resultados positivos. ¿Aversión al riesgo? ¿Asignación insuficiente de esfuerzos y recursos? Habría mucho que debatir sobre este tema. Gracias por la reflexión.