17 de febrer 2010

La economía del esfuerzo inteligente


Salir de la crisis no es simplemente constatar indicadores de macroeconomía, es un camino individual, que atañe a cada profesional y a cada empresa. Bien es cierto que hay todavía quién no se entera porque no se quiere enterar, pero es tiempo de esfuerzos personales y colectivos. A las empresas no les va a resolver su problema ningún gobierno, ni a los parados les va a encontrar nadie trabajo, sin una alta dosis de esfuerzo personal y corporativo. Pretender que los gobiernos van a resolver por sí solos los problemas de cada parado y cada empresa es demagogia hueca y populismo en busca de titular de periódico. Lo único cierto es que el camino para resolver la crisis es un itinerario personal en un contexto que, eso sí, los gobiernos deben procurar que sea lo menos adverso posible. Creo que una vez pasada la borrachera de la economía especulativa que enriqueció a muchos y acostumbró a muchos particulares, empresas y administraciones al deporte de estirar más el brazo que la manga, ha llegado la hora de la economía del esfuerzo.


¿Qué entiendo por economía del esfuerzo inteligente?


1. Resaltar el esfuerzo individual, de cada empresa y de cada persona, a la hora de buscar soluciones a la crisis.


2. Exigir a los gobiernos la construcción de contextos de seriedad, de transparencia y de ejemplo a la hora de tomar decisiones de esfuerzo compartido. Exigir liderazgos acordes a un tiempo en que toca pedalear cuesta arriba y decir las cosas por su nombre.


3. El esfuerzo implica más intensidad (intensidad en esfuerzo comercial, en calidad, en atención al cliente o al usuario, intensidad en compromiso, intensidad en horas de trabajo).


4. El esfuerzo supone más comprensión ante la necesidad de cambios inexorables (renunciar a una parte de intereses personales y corporativos para permitir proyectos viables en el contexto actual), esfuerzo es no encerrarse en corporativismos trasnochados para mantener privilegios profundamente insolidarios.


5. La economía del esfuerzo inteligente es la economía de la innovación, porqué innovar lo es todo menos fácil, rompe inercias, altera intereses internos, cambia pautas de mercados.


6. Es la economía que se basa en nuestro esfuerzo por aprender y especialmente por desaprender (el mayor esfuerzo es desaprender, cambiar en las pautas personales). Es el esfuerzo de ceder el paso al talento.


7. El esfuerzo inteligente es contribuir al contexto positivamente. Es esforzarse por aportar soluciones y no simplemente elaborar el DAFO de la catástrofe. Es esforzarse por encontrar la salida más que patalear porque la fiesta se acabó. Es esforzarse en pensar estratégicamente y esforzarse en pensar en grande.


8. Es la economía de la solidaridad. Esforzarnos y compartir con aquellos que tienen menos posibilidades, especialmente con aquellos que a pesar de tener menos posibilidades también expresan esfuerzo personal y compromiso en superar adversidades.


9. Es no poner palos en las ruedas de los que construyen. Es respetar a los que emprenden y preservar a los que arriesgan, especialmente cuando suena la hora del fracaso. Es aplaudir a los que vuelven a levantarse. Es bajar el altavoz de los que simplemente viven del cuento, del paraguas corporativista, de la crítica destructiva o de la especulación. Esos no suman.


10. Es creer en nuestras posibilidades y esforzarnos en jugar nuestras cartas inteligentemente. Es mantener la ilusión y contagiarla. Es optimismo esforzado.


(El detalle es la muy conocida obra de Ramon Casas)

3 comentaris:

19 de febrer, 2010 21:41
sergio cortés ha dit...

A mi lo que me gustaría es tener un blog como este!!

buena reflexión Xavi.. me encantó..

21 de febrer, 2010 19:45
rlfox ha dit...

“-Genial, amigo, genial, pero, ¿se ha parado a pensar que convive con tejedores técnicamente obsoletos?.

-Aun así cree tener posibilidades de hacer un nuevo tapiz.

-No sé si creer en Vd. o llevarle al psiquiátrico más cercano, en verdad que su esfuerzo no resultará en vano, aunque ya sabe que no depende de un hombre solo, a veces, y solo a veces, las ideas son como la gripe, dan la vuelta al mundo y lo contagian, en fin, gustamos de su predicar y me hago fiel servidor…” TJW Tronken

20 d’octubre, 2010 19:12
carme ha dit...

Està muy bien esta larga definicion del esfuerzo inteligente.
Es necesario hacer correr aire feresca i no dejar-nos invadir por el pessimismo de la crisi, la desconfianza i el desconcierto.
Trabjo en Educación i veo muchas posibilidades al texto.