06 d’abril 2010

¿ha muerto la planificación estratégica?


Ya hace muchos años que la planificación estratégica entendida como una hoja de ruta que las empresas e instituciones podían trazar y aplicar rígidamente para alcanzar su visión ha sido cuestionada. Me acuerdo perfectamente del bien que nos hizo Henry Mintzberg en su “Rise and Fall of Strategic Planning” (1994) cuando explicó que todo era un poco más complicado que hacer un DAFO, dictar una misión y desplegar estrategias. El diálogo con el entorno cambiante pasaba a ser una variable fundamental de la planificación estratégica incorporando conceptos nuevos como el de las estrategias emergentes. Ha llovido mucho y el libro de Mintzberg mantiene interés.


La planificación estratégica clásica continúa siendo cuestionada y le llueven nuevos interrogantes a partir desde tres perspectivas distintas: los contextos de cambio permanente, la emergencia de la innovación como base competitiva y la prioridad talento.


Norman Wolfe publicaba esta semana en su blog de la revista Fast Company un post de título sugerente “Strategic Planning is dead – Long life Strategy Execution”. Wolfe insiste en la importancia de transformar la antigua planificación estratégica en una dinámica interactiva ante los contextos sucesivos con los que una empresa se encuentra. http://www.fastcompany.com/1603160/strategic-planning-is-dead-long-live-strategy-execution


Xavier Ferrás en su tesis sobre innovación cuestiona seriamente la validez de la planificación estratégica clásica arguyendo que la base competitiva para sobrevivir en mercados maduros se encuentra más en la capacidad de innovar que en la capacidad de planificar rígidamente. Ferrás hace un repaso sensacional a la historia del management y sitúa la innovación como una fase posterior a la de la planificación estratégica.


Por otro lado, los debates sobre talento han puesto otra vez de manifiesto la importancia que algunas organizaciones han dado históricamente al talento por encima de la estrategia con un argumento que podría resumirse en: “contrata a los mejores y ya sabrán lo que hay que hacer en cada momento”. Sería el caso de instituciones como la Universidad de Cambridge que sigue esta máxima desde hace siglos y no le ha ido mal.


A pesar de todo, ni las empresas ni las instituciones no pueden vivir sin dirección. Necesitan una visión que las movilice, que sirva para alinear los procesos internos de decisión y que sirva también para ordenar la relación entre sus recursos y sus prioridades.



¿Continúa teniendo sentido elaborar planes estratégicos? Absolutamente sí. ¿Continúa teniendo sentido hacerlos como hace 25 años? Absolutamente no.



Hoy los planes estratégicos deben servir como hoja permanente para ordenar el cambio, para establecer los mecanismos de relación con los contextos cambiantes, para definir políticas respecto del talento y generar un modelo de innovación. Los planes estratégicos no son un buen instrumento para definir al detalle lo que cada organización debe hacer en cada uno de sus rincones, si no para mantener un rumbo, una visión y dotarse de instrumentos para pensar en cada momento que es lo que nos permite acercarnos más a nuestros objetivos. Tiene razón Normal Wolfe cuando insiste que en la mayoría de casos las organizaciones (igual que las personas) dan respuestas semiautomáticas a la relación del día a día con el entorno. La planificación estratégica no tiene actualmente la función de establecer estructuras y lógicas inalterables. Al contrario, la planificación estratégica tiene sentido en cuanto permite responder ágilmente a la necesidad de cambio permanente y ordenar la forma cómo vamos a dar respuesta a este cambio incesante en el marco de la visión a la que aspiramos. No podemos trabajar sin horizonte, no podemos comunicar sin rumbo, no podemos desarrollar trayectorias innovadoras sin visión.


(La imagen es de Claude Lorrain)

5 comentaris:

06 d’abril, 2010 14:00
cumClavis ha dit...

Totalmente de acuerdo con el post Xavier. Desde mi experiencia constato los mismos cambios y sentido que tú apuntas. Los tiempos llevan a planificar estratégicamente en beta es decir prever revisando de manera continuada la variabilidad del análisis estratégico realizado. Creo que no es tanto la técnica como la filosofía que la inspira el verdadero eje del cambio. En este sentido el concepto de Beta es crucial hoy en día, en general, para la mayoría de metodologías utilizadas en management. ¿No crees?

07 d’abril, 2010 13:26
xmarcet ha dit...

Estoy totalmente de acuerdo contigo, gracias port la contribución, Xavier

08 d’abril, 2010 17:24
Antonio Arias ha dit...

La Planificación estratégica sigue siendo la herramienta preferida por instituciones como universidades, ministerios, consejerías, ciudades .... para crear el futuro deseable. Aunque sólo sea porque el debate interno pone en evidencia las fortalezas y amenazas, ya merece la pena.
Es verdad que en los últimos años se ha banalizado un poco el asunto, fruto de la moda.
Un abrazo desde Oviedo, Xavier.

08 d’abril, 2010 19:07
Anna ha dit...

Me gusta pensar que si alguna bondad debe tener la planificación estratégica [además de la que ya señalas de establecer hacia donde queremos apuntar la proa] es que nos ayuda a conocer de qué debemos aprovisionarnos para la travesía, a focalizar esfuerzos, aunar voluntades y evitar que se disipen las energías, invirtiéndolas en aquello que se prioriza. Muy a pesar nuestro, la coherencia entre objetivos y recursos asignados brilla por su ausencia. Gracias por la reflexión.

11 d’abril, 2010 11:25
Milton Vela ha dit...

Vale aquí aplicar la metáfora del trompo. Éste gira en torno a un eje que deberá tener un área circular de referencia para seguir girando y no un punto fijo e inamovible. El trompo podrá inclinarse hacia un lado u otro (aquí la flexibilidad para el cambio) pero es su eje de giro en un espacio limitado el que le garantizará el movimiento prolongado.

Ejemplo tomado de "Business Think" (Dave Marcum, Steve Smith y Mahan Khalsa)

Un abrazo, Xavier!