17 d’abril 2010

La gestión de los egos


Es un ejercicio sencillo e imprescindible para la gestión profesional y empresarial: ponerse en lugar de los demás. ¿Cómo es posible liderar, dirigir, gestionar, sin saber ponerse en lugar de los demás? Esta gestión de la alteridad es básica a la hora de emprender el liderazgo, cuando hay que encajar equipos, cuando hay que negociar o resolver conflictos y es también fundamental cuando nos toca pensar desde el marketing o la innovación cómo ponernos en lugar del cliente. Un buen ejercicio es aprender a ponernos cada vez con mayor rapidez en lugar del otro. No necesariamente para compartir su punto de vista racional o emocional, si no para conocerlo y así poder actuar con más acierto. Es una práctica natural, una gimnasia necesaria y recomendable.


Hay personas que tienen dificultades en atender más allá de su ego. Nunca se alegran de los éxitos de los demás ni saben compartir los propios. Siempre tienen que ser “el niño en el bautizo o el muerto en el entierro”. Solamente analizan las situaciones desde la lente de su ego que de tan hinchado emborrona la realidad y confunde persona y personaje. El mundo gira alrededor de su ego. Para ellos la generosidad es esfuerzo y excepción.


Cualquier directivo, cualquier director de equipo, sabe que gestionar estos egos con habilidad es una competencia esencial para el equilibrio humano en las organizaciones. Desde luego, en algunas organizaciones, la gestión de los egos consume una energía excesiva.


(el detalle es de Louis Gallait)

9 comentaris:

17 d’abril, 2010 11:42
Gerard Castelló ha dit...

Muy buen post, gracias por el aporte.

17 d’abril, 2010 13:24
xmarcet ha dit...

gracias a tí por leer el blog, Xavier

18 d’abril, 2010 06:21
Tomás Cascante ha dit...

Com sempre, encertadissim !
Re-publicat a: http://www.dossiertecnologic.com/

Segueix !!

18 d’abril, 2010 10:30
xmarcet ha dit...

gràcies Tomas pel teu suport i difusió, gràcies per la bona feina que fas, Xavier

18 d’abril, 2010 17:27
ialb ha dit...

Gràcies Xavier per les teves píndoles , sempre encertades i sempre útils per la nostra gestió del dia a dia .

18 d’abril, 2010 18:32
rlfox ha dit...

“Una organización, es un desequilibrio constante, personalidades yuxtapuestas, divergen en el insensato estado de la no aquiescencia, tan solo, puede ser equilibrada por doctas manos que acarician un fin, lo demás son filigranas y palabras en el vacío”. TJW Tronken

18 d’abril, 2010 19:06
Eulàlia ha dit...

Cualquier directivo, cualquier director de equipo, sabe que gestionar estos egos con habilidad es una competencia esencial para el equilibrio humano en las organizaciones. Desde luego, en algunas organizaciones, la gestión de los egos consume una energía excesiva.

M'ha agradat el teu post però que passa quan el que te l'ego que no passa per la porta és el teu cap d'equip, o el teu director???
aleshores no consumeix una energia excesiva sinó que desmotiva i desgasta als que té al seu voltant

18 d’abril, 2010 21:03
xmarcet ha dit...

saps Eulàlia ho havia pensat quan feia el posten aquesta situació que descrius però no vaig insistir per aquí perquè fa poc ja vaig fer un post sobre els caps i la necessitar d'acabar trobant caps amb els que puguem créixer, gràcies Eulàlia per llegir el post, Xavier

03 de maig, 2010 18:49
Xavier Guilera ha dit...

Posar-te en el lloc de l'altre (empatia) es un pas necessari per a comunicar qualsevol cosa amb eficacia. De fet, si busquem l'etimologia de comunicar, veurem que ve de "comu". Es a dir, de trobar un entorn compartit entre emissor i receptor. Voler entendre l'altre és gairebé una actitut personal, una manera d'anar per la vida