24 d’abril 2010

Manifiesto de los que se motivan solos


A nadie le gusta que le desmotiven, que le crucen barreras a su desarrollo o que le quiebren los proyectos. Hay gente que siempre espera que le motiven, como si la motivación se activara solamente con resortes que encienden otros.


Me inspira confianza la gente que hace el esfuerzo de motivarse, tanto cuando las cosas van como cuando las cosas encallan.


Pensando en ellos, me sale este manifiesto de los que se motivan solos. Seguro que compartirlo con vosotros le añadirá nuevas perspectivas.


1. Motivarse es un acto de compromiso con uno mismo y con los demás. Es un ejercicio que busca la propia responsabilidad del trascurrir profesional de los días. No es obligación de los demás motivarnos, aunque es propio de los líderes consistes ofercer condiciones para la motivación.


2. Motivarse es un ejercicio de aportar a los demás, a la organización, a los equipos, pero también una estrategia profesional.


3. Motiva saborear como un íntimo trofeo cualquier aprendizaje significativo, ni cuando proviene de la adversidad o del fracaso. Motivación y aprendizaje son vasos comunicantes.


4. Hay que aprender a sortear las múltiples oportunidades para desmotivarse, con una cierta perspectiva, no enzarzándose en el regate en corto, viendo el pase largo, imaginándonos en unos años. Hay que cubrir nuestra capacidad para motivarnos con una cierta capa de resilencia.


5. Cuando ejercemos de directivos no podemos olvidar todo aquello que desmotivaba a los demás. Es un factor de motivación personal empeñarse en no desmotivar a los demás.



(La imagen es de JB Regnault)

5 comentaris:

25 d’abril, 2010 20:02
marc ramoneda ha dit...

Me gusta el post, me siento identificado y me permitiría la libertad de añadir un punto mas:

6) Desvincularse emocionalmente de los "desmotivadores" evitando que no ejerzan como tales sobre tu automotivación. Es un bien muy preciado y difícil de mantener hoy en día.

Xavier, gracias por seguir aquí después del MBA.

Marqs

25 d’abril, 2010 22:31
xmarcet ha dit...

gràcies a tu Marc per la teva contribució, Xavier

26 d’abril, 2010 15:20
Eduardo ha dit...

Estoy totalmente de acuerdo con la aportación de Marc, al igual que hay que desvincularse de los desmotivadores, habría que desvincularse de los Pesimistas, pero este es motivo para un nuevo artículo.

27 d’abril, 2010 23:30
gerardgafas ha dit...

Es un post muy sugerente,
añadiría también que la motivación florece cuando se escucha a la imaginación, y con ello a un impulso interior que te enseña el camino apropiado. Para el directivo, estimular la imaginación del grupo con cierta dosis de entusiasmo en torno a la idea del alcance de los objetivos a corto y medio plazo puede generar un buen estado de ánimo para el trabajo.

01 d’agost, 2014 08:26
Manel ha dit...

En el punto tres, yo añadiria entre parèntesis "(todo aprendizaje es significativo por insignificante que pueda parecer, sea cual sea el orígen del mismo)

Ps me gusta, y me gustaria mucho no sólo estar siempre motivado, sino contagiar motivación... Por desgracia cada vez me cuesta más encontrar a personas con motivos...