05 de maig 2010

El síndrome del "y a mí esos que me van a contar"



Las organizaciones acumulan experiencia, conocimiento a través de las personas. Es su activo más significativo. Algunas de estas personas acumulan largas trayectorias, cual guerrero curtido en mil batallas. Han dedicado tiempo a los retos y han tenido éxitos y algunos fracasos. La idea de mejorar gracias a ideas y estímulos que puedan venir de fuera la organización no les seduce, creen que les marearán y no les aportarán nada significativo. Su expertise es su inercia. Pero los contextos cambian muy rápidamente y la habilidad en combinar conocimiento y en innovar puede ser estimulada desde el contraste externo.


Chesbrough insiste en la idea de que ninguna organización tiene todo el talento sobre un ámbito determinado, más bien sucede lo contrario. Abrirse es un ejercicio interesante que se debe gestionar eficientemente y orientarlo a resultados. La innovación abierta nos puede aportar más rapidez al mercado, nos puede generar más innovación disruptiva o nos puede abrir vías para hacer más eficiente la innovación.


A veces el síndrome de “y a mí esos que me van a contar” es un reflejo de una forma poco eficiente de abrirse pero a veces esconde simplemente arrogancia. Y la arrogancia ha hundido a muchas empresas. A las grandes grandes fábricas textiles de mi ciudad nadie les podía contar nada y han cerrado todas, pero en cambio existe Inditex en un lugar sin tradición textil significativa como Galicia. Hay que apostar por abrirse eficientemente y hay que incorporar detectores de arrogancia a cada esquina corporativa. La arrogancia no es una muestra de superioridad es la debilidad que antecede al fracaso.


(la imagen continua siendo de Vittore Carpaccio)

5 comentaris:

05 de maig, 2010 19:28
Josep M Cunill ha dit...

Genial.
De hecho no es más que un ejemplo de la estupidez del post anterior.
En las obras es tan habitual el "yo lo he hecho así toda la vida".
Gracias

06 de maig, 2010 10:31
Pere Casajuana Miras ha dit...

En definitiva invertir en "conèixer" o considerar una despesa sense més el "escoltar".

Reorientar els factors d'èxit es reconeixer que les normes de l'entorn han canviat, les pròpies també ho han de fer.

Ojala!, aquestes consideracions arrivin als que poden impulsar el canvi de visió amb més velocitat, per que les baixes siguin menys.

Enhorabona pels continguts del Blog.

06 de maig, 2010 11:02
xmarcet ha dit...

Efectivament Pere quan escoltar és una despesa tot es complica, gràcies per seguir el blog, Xavier

06 de maig, 2010 11:37
by jrc ha dit...

Merci per difondre valors, i a més predicar amb l'exemple. Tots podem fer alguna cosa per avançar, i amb el teu blog ens ajudes.

15 de maig, 2010 12:42
Anna ha dit...

A les administracions públiques pequem doblement: o d'arrogància per allò que ens ve de fora, o de menyspreu pel que tenim dins (allò que ningú és profeta a la seva terra). No es pot tirar endavant amb cap de les dues vies per separat, però ens costa (i molt) obrir portes a nous aires i noves idees i deixar que empapin les organitzacions. Tan sols posant en consonància, en un mateix pla de generació de coneixement, idees i treball els bagatges interns i externs podem aconseguir fer-nos grans com a institucions i administracions.