06 de juny 2010

New York en busca de la transición del invento a la innovación


Leo un interesante estudio del Center For a Urban Future (2009) sobre los esfuerzos de New York de convertirse en un centro emprendedor de referencia. Conscientes de que el ecosistema financiero difícilmente volverá a dar el empleo que ofreció hasta 2007 buscan en la excelencia de sus universidades la base para repetir las experiencias que deslumbran en Boston o en la Bahía de San Francisco. New York necesita más ingenieros, más capacidad para que sus científicos polinicen negocios. New York inventa más que innova. Para cambiar este paradigma se fijan en dos experiencias: el reputadísimo MIT y la Universidad de Florida que en poco tiempo ha conseguido grandes éxitos en valorización de conocimiento. En ambos casos destacan como hechos destacadísimos los procesos de captación de talento. En el caso del MIT el fichaje en 1991 de algunos de los más eficientes “Tech Transfers” de Stanford (Lita Nelsen) y en el caso de la Universidad de Florida el fichaje de David Day quien ha revolucionado el desarrollo emprendedor de la universidad.
Hay más factores importantes, no lo discuto ¿pero hasta cuando nos convenceremos de la importancia del talento? No es suficiente con diseñar, no es suficiente con invertir en edificios, los cambios decisivos llevan nombre y apellidos.
Una de sus apuestas me llama la atención y me hace pensar: encontrar/ atraer emprendedores con experiencia.

( La imgen con ese fondo azul tan del primer Renacimiento es de Alessio Baldovinetti)