04 de juliol 2010

Crear 40.000 empresas tecnológicas con 6.720 M€ es ¿creíble? ¿razonable? ¿eficiente?


Que las políticas públicas tengan impacto no es fácil. A menudo desde la mayor buena voluntad se escriben grandes "cuentos de la lechera" que consisten en poner recursos y condiciones y esperar que las cosas pasen simplemente porque parece que al haber pasado en otros sitios también pasarán aquí.


El Ministerio español de Ciencia e Innovación anuncia una inversión de más de 6.720 millones de Euros de lo que infiere que se van a crear 40.000 empresas tecnológicas que crearán 500.000 puestos de trabajo cualificados. El programa tiene cosas más interesantes que otras, como siempre sucede y es un esfuerzo necesario en este momento económico. No critico la existencia del programa, al contrario. Lo que me aturde es esa precisión en crear 40.000 empresas. No sabemos como lo han contado, como se mide el riesgo, el esfuerzo, el liderazgo, la base de diferenciación y atención del mercado que permite que una nueva empresa tenga éxito. Pero la cifra no me dice mucho, me impresionaría más, puestos a calcular, que no fueran empresas ínfimas como sucede normalmente con este tipo de entrepreneurship en cadena.


Las cosas por desgracia son un poco más complicadas para todos, y por descontado, también para los que ostentan responsabilidades públicas. Considero sinceramente que este tipo de política pública que pretende “industrializar” el emprendimiento ha dado hasta ahora resultados muy discretos y que deberíamos innovar más en las políticas de innovación y entrepreneurship. No creo que este tipo de resultados los consiguieran ni en Silicon Valley con ese mismo dinero, porqué, ni mucho menos, es todo cuestión de poner dinero. Antes que el dinero hay que tener ideas, modelos de viabilidad y talento para hacer realidad las ideas. Por mi parte preferiría un objetivo con muchas menos empresas, pero mucho mayores, con ADN de crecimiento y globalidad, en un tiempo razonable, con gente que aprenda de sus fracasos para volver a empezar. No me gusta invertir mucho tiempo en criticar ni en sobrediagnosticar, pero es que en este caso me asaltan tantas dudas que no puedo menos que compartir el interrogante. Creo que debemos focalizar los esfuerzos en otro tipo de emprendimiento, más orientado a impacto, a mayor dimensión, seguramente ampliando el perfil de lo que ahora se entiende habitualmente por emprendedores y abriendo la puerta a la emprendeduría corporativa. Con algunas centenas de empresas tractoras globales seguramente tendríamos más resultados que con 40.000 con un promedio situado entre la microempresa y la autocupación.


En conjunto, me suena a una especie de Keynesianismo de nuevo cuño, antes se contaban por centenares de miles los puestos de trabajo que se iban a crear gracias a las inversiones públicas y ahora por decenas de miles las empresas tecnológicas que se van a crear. Pues eso, simplemente compartir el interrogante y a esperar los indicadores de impacto. Sinceramente, me encantaría que en unos años demostraran que mis dudas no tenían fundamento.


(la imagen es de Andrea Verrocchio)

7 comentaris:

04 de juliol, 2010 11:29
Pocha Master Series ha dit...

Totalmente de acuerdo con tu reflexión. Añadiría que es preocupante que desde las administraciones públicas recurran a la ilógica del titular mediático como forma de llamar la atención con grandes números y lo que es pero, en este caso concreto, sin sentido. Si asumimos que de aquí al 2015 hay que crear 40.000 empresas innovadoras, nos salen a unas 40 al día (contando días hábiles). Al menos en Galicia, desde donde te escribo, tendríamos que ser capaces de crear 2 empresas innovadoras al día hasta el 2015... Esto no es que sea sólo imposible, es que resulta absurdo. Y estoy contigo, nunca podré tener más ganas de que me demuestren que me he equivocado con esta reflexión.

04 de juliol, 2010 13:38
xmarcet ha dit...

Sí, no salen los números, gracias por seguir el blog, Xavier

04 de juliol, 2010 18:49
Anna ha dit...

Corregir estos planteamientos supone discriminar en base a criterios sobre cuáles serán más rentables, cuáles vienen a cubrir nichos de mercado desatendidos o las que serán capaces de dar resultados sostenidos y sostenibles en el futuro. En definitiva, significa arriesgar y apostar. El microreparto de financiación atomiza el presupuesto, pero también las posibilidades serias y rigurosas de que resulte algo viable. Pero para eso hay que esperar (resultados a medio y largo plazo), mientras que las cifras que anuncian pueden ser utilizadas como indicadores a día de hoy. Otro asunto es de qué son, exactamente, indicadores. Repetimos, una vez más, el error de actuar "por bulto".

04 de juliol, 2010 23:16
Sergio Cortés ha dit...

Buena reflexión Xavi, y más en un día en el que nos encontramos con la desoladora noticia de que los bancos cerrarán todavía más el crédito a las empresas y emprendedores.

Este tipo de políticas y de titulares como el que cuentas son fruto de la, siempre obsesión por nuestros responsables públicos de medir el impacto en indicadores, muchas veces absurdos. La industrialización de la emprendeduria efectivamente solo lleva a resultados discretos (has sido muy cauto en el adjetivo)...
Más harían estas políticas si incidieran en los problemas reales que tenemos las empresas... parece que, por desgracia y como siempre, a pesar de decirlos demasiadas veces, tendremos que consolarnos con seguir haciendo nuestra vida económica y financiera al margen del sistema público. Este tipo de planes bien pueden valer para la emprendeduría de una "peluqueria" (que por supuesto respecto), es decir, para el autoempleo, pero no para empresas tecnológicas, intensivas en conocimiento y con unas necesidades lejos de las matemáticas públicas...

gracias por la reflexión!
un abrazo!

05 de juliol, 2010 01:04
xmarcet ha dit...

gracias a tí Sergio, hay que ser moderado no tanto con las críticas, si no en sobrepasar el tikempo que dedicamos a ellas, no nos servirá de nada....

05 de juliol, 2010 07:05
Josep M ha dit...

Por mi parte creo que puede ser creible, razonable y eficiente. Claro esta que según se gestione.
El presupuesto destina 168.000€ para cada una de esas 40.000 start-up. Segun lo que dicen los inversores, solo un 2% llegara al tercer año. El tejido empresarial trendra 800 empresas tecnologicas mas. Se podria destinar los recursos a aquellas empresas que ahora tinene mas proyeccion, pero no estaremos renunciando a esas 800?.
En todo caso, que pasaria si se anuncia que invertiran 6.750M en 800 empresas?

05 de juliol, 2010 09:35
RBH ha dit...

Comparto la reflexión y lamento también que una vez más, y sin dudar de las buenas intenciones del Gobierno Central, aparezcan propuestas de carácter básicamente cuantitativo que lejos de incentivar y ayudar a crear un escenario más estimulante, generan más incertidumbre i desconfianza en las políticas públicas. Tan desconcertante es la cantidad, que aparece como un recurso publicitario poco creíble, como la falta de una estrategia bien razonada, clara y definida.
Gracias Xavier