16 d’octubre 2010

Generosidad estructural


Agradezco la generosidad y la agradezco de un modo estructural, es decir como un pilar de nuestras relaciones sociales. Cuando alguien regala a alguien un adjetivo positivo, cuando alguien regala una semblanza amable, cuando alguien da una oportunidad no porqué la necesite si no porque cree que el otro la merece, cuando alguien da recursos a un proyecto en el que cree, cuando alguien regala tiempo a alguien sin trayectoria pero con hambre de aprender, practica esta generosidad que hace que muchas cosas valgan la pena y que las personas nos parezcan confiables e inspiradoras. Con la generosidad hay que ser ponderado para que tenga valor.


Necesitamos gente generosa y saber reconocérselo. De gente que practica la negatividad, la sospecha o el interés retorcido, nos sobra. De gente generosa nos falta. Necesitamos más generosidad estructural, para liderar sirviendo, para crear equipo, para dedicarse a la cosa pública, para hacer empresa. Las personas, las corporaciones, necesitan más generosidad estructural, que no es ingenuidad, que es un ejercicio eficiente de alteridad.



(la imagen es de Benvenuto Tisi di Garofalo).

3 comentaris:

16 d’octubre, 2010 11:25
Enric I. Canela ha dit...

Xavier,
En determinats lloc i situacions ens creiem molt savis, però el que cal, segurament és que ser expertr en A no vol dir ni ser intel·ligent ni saber de B.
Probablement cal estar obert a aprendre i a escoltar. Aquesta darrera cosa és la que menys es fa.

17 d’octubre, 2010 16:59
Ferran Carrascosa ha dit...

Debemos ser generosos primero con nuestro pasado. Reconocer el mérito de otros que nos precedieron y supieron crear nuestro presente ayuda a plantear-se la vida de una forma más generosa y construir para que otros puedan subir un peldaño más.

08 de novembre, 2010 00:07
Anna ha dit...

Una rica reflexión. Me conduce a pensar en que debemos cultivar la confianza mútua, tan necesaria para dar como para saber recibir. Gracias.