21 de setembre 2011

Horario de empresaria: 17 horas al día



Tiene un hijo de 1 año y otro mayor, su pareja también tiene un trabajo absorbente. No se queja, sonríe con complicidad. Las cosas están complicadas en su empresa de servicios  para otras empresas, sus clientes lo pasan mal y ella lo pasa mal de rebote. Además alguna deslealtad interna le ha complicado la relación con sus principales clientes. Mantiene a sus 10 colaboradores. Lo remontará, dice.  Vuelve a sonreír.  Como de pasada me suelta que se levanta a las 4 o las 5 y se a dormir a las 12 enviando mails, intenta cenar con sus hijos cuando los viajes no lo impiden. Se esfuerza. Le gustaría conciliar, ver a los suyos, disfrutarlos. Cuando no puede más se acuerda de sus padres y de cómo trabajaban.  Algún día le acompañará el éxito y, entonces, alguien la mirará como una persona de suerte a la que se lo han regalado todo. Le parecerá fácil lo que ha construido. Otros la mirarán con sospecha por ser empresaria.
No todos los empresarios viven media jornada en el golf y la otra media en comidas que acaban con sobremesas opíparas. Hay que discernir, hay de todo. Algunos hacen jornadas de 16 horas o más. Sin quejas, es su opción, nadie les obliga. No hay que tratarlos como héroes. Pero quizás con un poco más de respeto sí. 

(el detalle es de P. Christus)

2 comentaris:

22 de setembre, 2011 07:13
La Mercè ha dit...

Este post describe con fidelidad la realidad de tant@s empresari@s, de tant@s emprendedor@s. Me he visto reflejada en casi todo y me recuerda tu otro post "l@s cansad@s hacen el trabajo".

23 de setembre, 2011 06:16
Gerard Gafas ha dit...

Hay que tratar a estas personas con respeto y ponerlas como ejemplo de lo que hay que hacer para conseguir tus objetivos. Demasiadas veces nos han puestos ejemplos de personas de éxito que lo consiguen simplemente por ser jóvenes , talentosas, y tener una gran idea.