20 d’octubre 2011

5 puntos clave de innovación en las empresas



Esta una aproximación de “practitioner”, no constituye un relato teórico, es una emanación del dia a día en la gestión de proyectos de innovación en empresas que estas comprometidas con ella:

  1. La innovación tiene mucho que ver con la transversalidad en la empresa. De un modo natural cuestiona los silos. Busca lateralidad para promover nuevas soluciones. Gestionar la transversalidad siempre incomoda las dinámicas de operaciones. Sin transversalidad el potencial de innovación se reduce notablemente. La Open Innovation no es más que la expresión externa de esta transversalidad.
  2. El “talent allocation”. ¿dónde ponemos a los mejores? ¿ a gestionar el presente del que vivimos o a construir el futuro del que viviremos? De acuerdo, en ambas partes, entonces alguien debe gestionar las tensiones de agenda que provoca y admitir liderazgos matriciales. Y si hilamos fino, repartir los costes de la gente tampoco acaba siendo menor.
  3. La gobernanza del Funnel de proyectos de innovación. Decir que sí o que no a los proyectos. No tener multitud de proyectos entretenidos perdiendo su contexto de oportunidad es fundamental para u modelo de innovación. Cuando hay un sí, a implementar y buscar espacio en el portfolio, cuando hay un no, a hacer pedagogía.
  4. Una cosa es una empresa que hace innovación y otra una empresa innovadora. Conseguir que el compromiso con la innovación se disemine en la organización requiere un liderazgo muy comprometido con ello y unos valores acordes con la innovación, especialmente en lo que se refiere a tolerancia al riesgo, aprendizaje del fracaso y dejar paso al talento. El reto es construir una cultura corporativa realmente innovadora.
  5. Hay que establecer un link claro entre innovación y entrepreneuship corporativo, y esto a menudo remueve las estructuras muy estancas. Si somos capaces de concebir la empresa como un gran conjunto de capacidades (como apostola G Hamel) es mucho más fácil, pero no es lo habitual.
(el detalle es de Paolo Veronese)