26 de novembre 2011

Directivos que surfean



Anoto la expresión en la interesante sesión que Miquel Codina de Alexander Hughes nos ofrece en la Barcelona Drucker Society: directivos que surfean. Son esos directivos, ya sean públicos o privados, que eran buenos para subirse a la hola del crecimiento y surfear sin necesidad de grandes esfuerzos y sin necesidad de pensar excesivamente.  Su principal habilidad era medrar, seguir la corriente del sector, mucho cortar y pegar  y saber aclimatarse a las dinámicas corporativas. Eran los arribistas que precedieron la crisis.
Hoy necesitamos más que nunca otro tipo de directivos. Gente con gran capacidad de esfuerzo, y no solamente por capacidad de ponerle las horas necesarias, si no por ser gente a lo que no le caen los anillos si tiene que volver a tareas que en épocas más cómodas ya había delegado. Gente con capacidad de pensar por su cuenta, de construir análisis propios de los contextos , de las formas de operar, de las necesidades de los clientes.  Gente con capacidad de innovar gracias a los relatos propios, a las miradas genuinas. Gente capaz de avanzar en mares con vientos adversos ni que sea remando. Necesitamos directivos con valores, que miren a los ojos de la gente y  contagien lógicas para que cada uno crezca dando lo mejor de sí mismo.
La crisis tendrá sus cosas buenas, valoraremos más a los directivos visionarios, solventes, esforzados, buena gente  y los distinguiremos mejor de los directivos arribistas. 

(la imagen es de Gherardo di Giovanni del Fora)

2 comentaris:

30 de novembre, 2011 23:09
Anònim ha dit...

Nuestras empresas estan repletas de estos directivos, sin capacidad, su única meta es el salario, su destino el fracaso.
La mayoria de los que estan en el antiguo tren del crecimiento apoyan sus bases en ganar/ganar, y olvidan que la fórmula correcta es ganar/perder.
Malos tiempos, mejor futuro.
Felicidades por el artículo.

08 de desembre, 2011 10:56
jarias ha dit...

Seamos realistas la gerontocracia que en su mayoría gestiona las empresas es incapaz de asumir este rol.