20 de novembre 2011

Nuestra hora seria



He estado unos días en Argentina trabajando con gente que, en unos momentos muy delicados para su país, supieron construir cosas importantes.  No es que la crisis no les afectara, es que no dejaron de luchar, de emprender con convicción, de mantener perspectivas más allá de la coyuntura. Ahora están creciendo.  Debemos aprender la lección. Cuando antes admitamos el fin del espejismo antes saldremos de la crisis. Más que dramatizar nos toca trabajar más, ajustar los gastos que no nos podemos permitir ni como particulares ni como sociedad, y sobretodo emprender, porque de las crisis se sale creciendo. Recortar es más condición que solución.
Las generaciones del siglo XX vivieron traumas más duros y violentos que los nuestros, ahora nos toca afrontar a nosotros una hora seria. Apagadas las voces de los listos del dinero fácil y de los que nos daban lecciones a todos desde entidades financieras que hora están intervenidas, se recuperan los ecos del esfuerzo, del trabajo emprendedor, de la sensatez innovadora. No es tiempo para pusilánimes. Es nuestra hora seria.

(la imagen pertenece a un autor desconocido)

2 comentaris:

21 de novembre, 2011 08:54
Isi ha dit...

Ahora parece claro que es lo que toca, esfuerzo y trabajo emprendedor.
Y yo me pregunto: ¿Para qué han servido un motón de indicadores que no han detectado la situación (burbuja) que se iba cociendo y de la cual, la gente era consciente y la intuía, pero no se la quería creer hasta no estar dentro?

22 de novembre, 2011 06:23
La Mercè ha dit...

Lo tenían clarísimo, pero tenían un pacto de silencio. Un amigo (que no sé cómo todavía le denomino así) que, preguntándole por las hipotecas en la entidad bancaria en la que és trabaja, en lugar de advertirme de lo que se avecinaba, me comentó "donde yo trabajo no te la van a hacer, hazlo en una entidad pequeñita, de proximidad".