27 de desembre 2011

Aprendiendo a manejar paradojas




Conocí a Charles Handy en el  Fórum Drucker de Viena del pasado noviembre. Desde entonces he leído diversos textos de Handy y me ha cautivado. Me parece un pensador de gran altura, cuyas reflexiones son útiles para el mundo del management pero también para nuestra vida en general. Este texto, de hace más de quince años (Encontrando sentido a la incerteza), sobre aprender a gestionar paradojas es una muestra de su pensamiento que os propongo compartir:

“Si vamos a intentar encontrar algún sentido en toda esta confusión que nos rodea debemos hallar la manera de organizarlo en nuestras mentes para empezar a entender lo que realmente está sucediendo en el mundo e intentar hacer algo al respecto.
Mi método para llevarlo a cabo consiste en aceptar que no existen respuestas simples o correctas a la vida, que la vida esta llena de contradicciones y sorpresas que, de hecho, está llena de paradojas. Pero si somos capaces de aprender a entender y aceptar estas paradojas, creo que podemos llegar a encontrar un sendero a través de ellas, podremos convivir con ellas y manejarlas.

(…) Lo que la paradoja me lleva a pensar es que dos pensamientos opuestos pueden ser ciertos al mismo tiempo. Por ejemplo, puedes estar enamorado de una persona y en determinados momentos te puede desagradar. Puedes desear al mismo tiempo la continuidad y el cambio y tenerlos ambos. Lo que tenemos que hacer es aprender a equilibrar los opuestos.

(…) Por ejemplo, yo sostengo que las organizaciones tienen que ser centralizadas y descentralizadas al mismo tiempo. Diferenciadas e integradas. Compactas y sueltas. Tienen que hacer planes a largo plazo y aun así ser flexibles. Sus trabajadores deben ser más autónomos pero por otra parte estar integrados en un equipo. Pero el hecho es que no podemos dejar que esto confunda a los que nos escuchan. Debemos encontrar la manera de vivir y trabajar con este tipo de contradicciones para reconciliar los opuestos en vez de vernos obligados a elegir entre ellos.
No creo que la mayoría de personas puedan manejar la paradoja con facilidad por lo que tendremos que intentar hacer la vida más simple para entenderlo. La primera acción que podría tomarse sería conseguir que las personas se diesen cuenta de que existe la paradoja y de que la solución no es sencilla. No existe un camino fácil hacia la gloria y la felicidad en la vida. Pero, por otra parte, necesitamos proveer una cierta estructura para las cosas, para que sea más fácil aprender a manejar la paradoja". 

(la mirada pertenece a un autor desconocido de origen holandés, se exhibe en la National Gallery)

4 comentaris:

27 de desembre, 2011 16:22
Isabel ha dit...

La experiencia también nos va demostrando que, a veces, bajo alguna de estas contradicciones existen supuestos que enunciamos de forma no del todo correcta y es lo que nos lleva a esa aparente contradicción con la que hay que convivir a pesar de no comprender.

Equilibrio y seguir cuestionando son dos buenas recetas.

Un saludo.

28 de desembre, 2011 09:51
CarlosCosialsR. ha dit...

A mi me ha recordado la tensión típica que existe entre la promoción de los procesos, como garantía de la correcta ejecución, y la innovación, como expresión de pensar fuera del discurso principal, a su vez, impuesto por la rigidez de los procesos. Innovación en una empresa sin procesos es caos y procesos en una organización sin innovación es antesala de agonía empresarial.

28 de desembre, 2011 10:59
jordi ha dit...

Cierto, pero en ocasiones el gestionar pensamientos opuestos no es aconsejable ni deseable si nos conduce al posibilismo como opción.La coherencia pone los límites.

28 de desembre, 2011 11:20
Antoni Ferret ha dit...

Tens tota la raó que Charles Handy és un gran pensador.
El primer llibre que vaig llegir d'ell: "The Empty Raincoat" (1994), ja avançava el concepte de "si funciona, cambialo"