01 de desembre 2011

La cultura de innovación



La cultura de innovación de una organización es una de las patas fundamentales de su modelo de innovación, es decir del modo cómo sistematiza su innovación. Hay empresas  con culturas de innovación cerrada a las que les cuesta mucho establecer alianzas para innovar, quizás porqué éxitos pasados no les habituaron a hacer negocios con otros. Hay empresas dónde la orientación de la innovación a resultados es muy relativa, pueden tener centenares de ingenieros trabajando durante años sin que nadie sepa citar algo realmente determinante que haya salido de su tarea para su empresa, para su sector o para las vidas de todos.  Otras empresas en cambio,  quieren orientar tanto su innovación a resultados a corto que no dejan espacio a nada más que innovación incremental de poco riesgo. La culturas corporativas que imponen riesgo 0 o no toleran al fracaso hacen de la innovación una retórica pero no algo de lo que piensen seriamente que les nutrirá  el negocio en el futuro. Hay quién detalla el impacto de la innovación en el P&L, hay quien solamente da las inversiones en I+D.  Hay empresas que abogan por hacer crecer redes sociales internas pero en cambio se muestra reacias a romper la relación jerárquica que es consustancial a las social networks.  Hay empresas que innovan por subvención y hay empresas que innovan por convicción. La casuística y el anecdotario asociado a la cultura corporativa de innovación es muy extenso. Además en una misma organización pueden llegar a convivir distintas culturas respecto de la innovación.
Las culturas se muestran en los detalles, en las ortodoxias, en la transversalidad, en las presiones, en los incentivos, en la forma de encajar el talento incómodo,  en las liderazgos matriciales que propicia la innovación, etc.  Gestionar la innovación en una organización es también gestionar su cultura, y por lo que vemos en nuestro trabajo del día a día,  no es precisamente de los retos menores. 

(La imagen se atribuye a un Maestro de St. Giles)