18 de desembre 2011

Vivir en las redes sociales



Hay gente que vive en Facebook, gente que vive en Twitter, gente que vive para su blog.  Lo relacional es su prioridad. Y sin duda, lo relacional puede ser una forma de aprender, aunque no necesariamente es una forma de pensar. Las redes sociales tienen la ventaja de que requieren escribir algo,  y escribir siempre es una invitación a pensar, aunque es obvio que algunos rechazan intensamente esta invitación.
Balancear el tiempo que dedicamos a lo relacional y el tiempo que, concentrados, dedicamos a pensar, a leer, a escribir, requiere un cierto aprendizaje personal. Cada uno toma sus opciones y todas son respetables.  Para mí, tener  Twitter en el teléfono resultaría invasivo, el mail en cambio, me es imprescindible. Para otros será al revés. Para mí, Facebook es un espacio relacional complementario, para otros un verdadero escenario vital. Para mí, Linkedin es básicamente una agenda actualizada de más de mil contactos, para otros un espacio de debate permanente. No hablo de más redes sociales porqué desde hace tiempo, me cuesta mucho ingresar en nuevas redes, el tiempo es muy limitado y las redes sociales no paran de expandirse. 
De lo que no hay duda es que las redes sociales tienen un gran potencial de innovación tanto para nuestra vida profesional como nuestra vida personal. Un potencial de innovación, que sin requerir habitar permanente en las redes sociales, reclama nuestra atención.  Vivimos en un mundo dónde la comunicación es el escenario y debemos intentar entender el guión. Y si es posible, escribir una parte del mismo. 
(la mirada pertenece a una obra de Antonello da Messina)

1 comentari:

19 de desembre, 2011 08:35
Roc ha dit...

Finalment, has obert reflexió sobre les xarxes socials des de la 'lateralitat'. Crec que això és un senyal de l'inici de la consolidació d'aquest fenòmen.