16 de febrer 2012

Reuniones de 20 minutos y de pie



En un encuentro para generar una plataforma de servicios abiertos nos encontramos gente de diversas empresas y venimos a parar en la forma de hacer reuniones. Son empresas innovadoras que transmiten velocidad a través de sus interlocutores. Dos personas comentan lo mismo. Hacen reuniones de equipo de máximo 20 minutos de pie, sin sillas, sin mesas, sin ordenadores. Para pasar un powerpoint hay que pedir permiso (cada vez está más mal vista la habitual  ppt, algunos consideran que una ppt es sinónimo de que no está claro lo que hay que decir). Todos admiten tener un número exponencial de reuniones por vía telemática y  constatan un incremento compartido de destrezas por este canal.

La agilidad en las reuniones es básica para la aceleración de los proyectos e insuflar fluidez a la organización en general. Las reuniones largas acostumbran a ser poco operativas y a menudo están más orientadas a la liturgia que a la eficiencia.  Brevedad, concisión en las reuniones y más tiempo libre para pensar y para actuar me parece una buena fórmula.

La vida no es lo que pasa entre reunión y reunión. 

(la imagen pertenece a una obra de Aelbert Cuyp)