12 d’abril 2012

Describir el cambio no es cambiar




Un empresa va bien,  conduce plácidamente por una recta. Sabe que vendrá una curva.  Se acomoda, no duerme, mantiene dirección y velocidad. Cree que la curva llegará, pero no sabe cuando. Sabe lo que hay que hacer para girar, aunque no sabe bien la dirección de la curva.  En la empresa hay gente que lee sobre curvas y consultores especializados en el ángulo y el peralte de la curva. Pero la recta es cómoda. Algunos dicen que habrá que acostumbrarse a muchas curvas, no simplemente un viraje esporádico, otros incluso dicen que las curvas serán tan habituales como las rectas.  Se sienten seguros.
Por fin llega la curva. A medida que se acercan la describen mejor. Hablan de viraje y todos asienten. Pero llega la curva y no giran lo suficiente. Incomprensiblemente se la pegan. 
Describir la curva no es girar.
Describir el cambio no es cambiar.
Todavía pienso en Kodak.

(la imagen pertenece a una obra de Rembrandt)


5 comentaris:

13 d’abril, 2012 07:12
Anònim ha dit...

Descripción perfecta.
Me hace pensar en lo contrario: La curva ya está delante y el conductor de un utilitario dice que conduce un fórmula 1.
Mario Alegre

13 d’abril, 2012 13:06
Anònim ha dit...

el desafío gerencial es el giro, el cambio sin estrellar la empresa.
Buen símil esa nota.

13 d’abril, 2012 22:31
Anònim ha dit...

Esa historia de Kodak deberá escribirse. Es de esperar que contaban con gerentes capaces, con personas de visión estratégica suficiente para ver la curva y planear la curva, con asesores que ni se diga....y sin embargo, fallaron todos? se equivocaron en colectivo simulando un suicidio empresarial? Había un punto ciego en la vista de la vía?

15 d’abril, 2012 18:26
Julio Martin Paino ha dit...

No tienen desperdicio, yo me incluyo , muy buena metafora.

23 d’abril, 2012 13:57
Jose Enrique ha dit...

Siempre hubo y habrá curvas. Lo que pasa es que cuando algunos llevan un rato circulando por una recta, creen que para conducir sólo hay que mantener el volante recto.