04 d’abril 2012

Innovación. El fin de la lógica institucional




España: el dinero público para innovación se reduce de nuevo.  Igualmente se reduce el dinero para investigación ¿es discutible como política? sí ¿es negable cómo contexto? No.

Llega la hora de la verdad. La devaluación que no se puede realizar por política monetaria se realiza por otros medios. Ahí está. El gasto público se reestructura drásticamente y afecta a la investigación y  a la innovación. Podemos pensar que es un error (lo pienso) pero es lo mismo que piensan todos en su sector (salud, educación,  cultura, etc). A todos nos afecta el recorte y ante ello, unos se limitarán a describir el paisaje amargamente y otros aprenderán a moverse en  este contexto adverso.

Ante ello se impone un cambio de cultura. Las lógicas institucionales se diluyen y emergen las lógicas de negocio. La innovación que nazca y crezca para negocio subsistirá porqué es la forma de ser competitivo. La innovación que solamente anidaba en lógicas institucionales muy lejos del core business, decaerá. 

Algunas reflexiones al respecto, 4 puntos sobre innovación y un par sobre investigación:

1. Las empresas vincularán todavía más innovación a negocio y eso las hará más competitivas. Aquellas empresas que innovaban por subvención y no por convicción, intentarán desafiar todos los estudios y mantenerse en los mercados sin innovar.

2. Aquellas empresas que querían innovar traspasando el riesgo a la administración, o cambian de cultura, o no innovarán. Algunos  intentarán algo tan lógico como hacer la innovación más eficiente, pero los que quieran excluir todo riesgo, no innovarán. Las oportunidades vienen preñadas de riesgo.

3. Las empresas que innoven sin dinero público asumirán más riesgo que los competidores de otros países que cuenten con ayuda pública. No lo tendrán fácil, pero operarán un cambio cultural que les hará más resilientes y su innovación tendrá la autenticidad de la convicción. Serán empresas innovadoras más que empresas que hacen innovación. Seguramente estas empresas internacionalizarán su innovación para evitar fallos de mercado por falta de ayudas públicas en sus oportunidades más arriesgadas.

4. La innovación es el arte de la diferenciación aplicada. Ahora tocará, no solamente innovar en producto o servicio, tocará innovar en la forma de innovar, en la forma cómo se gestiona la innovación. En el contexto español innovar sin ayudas públicas será lo habitual en años, con lo cual,  se depurará el parque de empresas innovadoras, pero aquellas que consideran que innovar es su forma de estar en el mercado, es su cultura, redoblarán el esfuerzo y construirán oportunidades para sus mercados. No innovar porqué no hay dinero público será la excusa de los que nunca han creído en la innovación.

5. Los investigadores que no admitan que no es lógico que la excelencia científica no sepa valorizarse, tendrán muchos menos recursos y se quejarán ruidosamente, pero  perderán muchas oportunidades ante aquellos investigadores relevantes que se esfuercen en construir proyectos junto con empresas, ante los investigadores que sepan impulsar spin – off que crezcan o aquellos que gestionen hábilmente su propiedad intelectual. La valorización será un factor diferencial.

6. No hay que olvidar que la inversión pública en investigación será fundamental. Solamente hay que ver el caso USA para saber que la inversión pública es básica pero con una diferencia, la tasa de valorización que logran en sus mejores ecosistemas ( California y Massachusetts)  es muy superior a la española.

Estamos ante un gran reto. Investigar para valorizar e innovar para hacer negocio. Todo aquello que se enmascaraba en lógicas institucionales se reduce a mínimos. La lógica institucional como lógica preponderante de la innovación llega a su fin. Nos queda, para bien y para mal,  la lógica de negocio. 


(la imagen pertenece a una obra de Rembrandt, con esta empezamos una pequeña colección de imágenes suyas, todas ellas extraordinarias)

4 comentaris:

04 d’abril, 2012 22:56
Gian-Lluis Ribechini ha dit...

El gran reto de la I+D Pública es como valorizarla, y de eso hablaron algunos responsables del sector en Catalunya hace un mes:
http://gianlluisribechini.com/?p=2074
Por otro lado ya sabiamos que durante muchos años determinadas empresas innovaban porque habia subvención.
Ahora veremos las innovadoras por convicción.

05 d’abril, 2012 07:49
Amalio A. Rey ha dit...

Que superemos la lógica institucional para innovar me parece, en principio, bien. Del punto 1 al 4 los suscribo plenamente. Creo que "innovar" en productos y servicios es algo que se hace sobre todo por las empresas.
Solo matizaría o añadiría, con tu permiso, algunos apuntes:
1) Respecto del pto-5, que me parece el más polémico (aunque lo suavizas con el 6), dejemos claro que hablamos de "innovar", y no estamos extrapolando el asunto a "investigar". Porque la "lógica institucional" (por llamarla de algun modo) en la "I" sigue siendo totalmente justificada, y ésa también se la están cargando. Vamos a distinguir bien la "I" de la "i" que responden a principios y motivaciones distintas. Si mezclamos ambas, nos equivocamos, y no me gustaría que fuera eso lo que se interprete de tu artículo, y es como algunos están explicando el recorte en I+D pública.
2) Los buenos investigadores que se nos vayan, por aplicar la lógica empresarial cortoplacista de la "i" de innovación a la "I" de investigación (actividades que, como sabes, tienen una asunción de riesgos y un tempo de valorización totalmente distintos), nos costará el doble o el triple que regresen. Se habla mucho de lo buena que es la movilidad, pero muy poco de ese sobrecoste
3) Hay una parte de "i", de innovación, que no la hacen las empresas. Podríamos incluir ahi la "innovación pública" y algunas que no tienen que ser necesariamente "rentables". Ésta hay que seguir financiándola desde una "lógica institucional", y conviene que no subestimemos esa parte porque tambien tiene que ver con el bienestar de los ciudadanos.
Y por terminar. En cuanto a los recortes tendríamos mucho, muchísimo que discutir. No tengo, Xavier, esa visión tan determinista. Hay muchas formas de "recortar". Solo hay que ponerse con lupa a ver dónde recortan mas, y dónde menos, comparar, para saber qué criterios hay detrás de esas tijeras. Hay ministerios más importantes que otros desde una lógica del bienestar integral, que no es la que se está siguiendo.
Gracias por hacernos pensar...

05 d’abril, 2012 09:09
xmarcet ha dit...

Buenos días Amalio comparto tu inquietud y agradezco mucho tus comentarios. Estoy de acuerdo en distinguir entre la I grande y la pequeña, totalmente. Además creo que las políticas de gestión de talento son claves para el desarrollo. Son lógicas distintas , no están en el mismo plano, pero ambas se verán muy afectadas por el declive de la lógica institucional. La inversión pública es clave en una y en la otra. Pero mientras tanto, pasarán cosas y lo que quería decir es que no podemos pararnos, lo peor es la parálisis. Un saludo cordial, Xavier

12 d’abril, 2012 15:35
Jam ha dit...

No innovar porqué no hay dinero público será la excusa de los que nunca han creído en la innovación.

Bravo Xavier, esta frase es absolutamente clave. Como como de costumbre, una entrada realmente inspirada.