24 d’abril 2012

Innovar para vender




Descolgar al teléfono y llamar a un cliente con un argumento que capte su atención no es fácil. Para hacerlo hay que tener argumentos, algo sólido que contar. Vender requiere argumentos. Tener factores obvios  de diferenciación nos ayuda a vender. Si nuestra diferenciación es simplemente por precio,  ya sabemos que estamos en la pendiente de la commoditización y eso significa que los márgenes serán cada día más pequeños. La innovación nos ayuda a descolgar el teléfono. Nos ayuda a expresar a los clientes los esfuerzos por resolver sus necesidades, por anticipar sus anhelos, por enfatizar nuevos modelos de negocio o nuevas fórmulas de servicio a los clientes.  Sin innovación nos quedamos sin discurso y probablemente, sin futuro. Innovar para vender.

(la imagen pertenece a una obra de Rembrandt)