03 d’abril 2012

Los despachos


Hoy he cambiado de despacho. He arrastrado papeles que me pertenecían o a los que pertenecía. Los amontono inútilmente  por avivar la memoria, sin razón.  Ordeno libretas de notas en blanco y negro que pudieran haberse escrito de igual modo cien años antes. Me acompaña la misma imagen venerada que nunca me ha abandonado en ningún despacho, Guidoriccio da Fogliano  el fresco del Palazzo Pubblico de Siena pintado por Simone Martini. También están los libros, como espejo de una patria interior que nos empeñamos en construir. Cada despacho es un trozo de vida profesional, un espacio al que dan vida los proyectos y las personas. Los despachos son habitáculos del esfuerzo, de la ilusión,  de ideas más o menos brillantes y de alguna desazón. No los podría odiar. Me gusta mi trabajo. 



(la imagen es un fragmento de la obra de Simone Martini del Caballero Guidoriccio da Fogliano)

1 comentari:

03 d’abril, 2012 09:09
miguel carrion ha dit...

Xavier, amb seguretat canviar de despatx ha estat fruit d'un pensament innovador, per créixer i millorar. Felicitats ¡¡
De tota manera en el que deixem, que ha estat el fòrum de ralacionarse amb els altres "sempre deixem alguna cosa", almenys a mi em passa.