13 de juny 2012

Los sectarios no tienen dudas



Los sectarios no tienen dudas,  viven de consignas, se alimentan de eslóganes y se redimen en comunidad. Su capacidad de pensar se reduce a su querencia a la adhesión y raramente traspasan la frontera de los tópicos que en cada momento el aparato les proporciona.  Los sectarios se unen y se protegen, pueblan las organizaciones que controlan de fieles y crean un ecosistema de fidelidades a golpe de subvención o de prebenda. Hoy por ti mañana por mí. Los sectarios lo son de un partido, de una religión, de un sistema o de un antisistema. No conocen la empatía fuera de las fronteras de su secta y al final al único que acaban comprendiendo es al sectario de la acera de enfrente, les divide una calle ideológica pero les une una misma lógica. Los sectarios siempre acaban trazando puentes entre ellos y lo a quienes  no perdonan son aquellos que se atreven a pensar por su cuenta. Solamente hay una cosa peor que un sectario y es un sectario pesado.

(la imagen pertenece a Leonardo Da Vinci)

2 comentaris:

14 de juny, 2012 11:07
Rw ha dit...

Bon dia Xavier, Excel·lent article, que tot i no semblar-ho és de plena actualitat. Aquesta crisi també és de valors, i un dels que més mal fa és el sectarisme. El cas palmari són els partits polítics, però podríem extrapolar-ho a l'empresa o altres organitzacions... Ho veiem cada dia a les notícies. Com més transparència, més participació i més capacitat crítica hi hagi, més avançarem econòmica i socialment.

15 de juny, 2012 10:51
DesIndignaos ha dit...

Lúcido artículo. El sectarismo es otro de los mecanismos de defensa de un Yo inseguro y deficientemente estructurado. Como ya sugerí en otro comentario a un artículo anterior, sólo una educación realmente "universal" orientada a la Conciencia del "si mismo pleno", hará al hombre libre (no dependiente de sus miedos) y producirá el cambio de la Humanidad que todos piden pero que nadie, o muy pocos, se aplica a si mismo.