01 de juny 2012

Para innovar hay que entrenar




Hay algo de gimnasia en la innovación. Entrenarse a pensar diferente. Habituarse a otras lentes u otras preguntas. Saber buscar la inspiración en lo insólito o en la analogía. Hacer crecer lateralidades con sentido.  Detectar más fácilmente las oportunidades entre centenares de ideas en bruto. Y desarrollar un enorme sentido práctico a la hora de complementar la innovación.
No todo sale bien el primer día. La calidad de la creatividad y la eficiencia en la implementación de nuevas crece con el hábito. Lo he visto muchas veces en personas y en equipos.
Algunas empresas cuando abrazan la innovación como tabla final de salvación y quieren innovar cuando ya no pueden fracasar, entonces se dan cuenta que les falta agilidad, que les falta competencia innovadora.
Para innovar, cómo en casi todo,  mejor entrenar.

(la imagen pertenece a Leonardo Da Vinci)

1 comentari:

01 de juny, 2012 14:09
Fernando Abadia ha dit...

Qué razón tienes. No sé dónde leí una reflexión en éste mismo sentido que quedó grabada en mi subconsciente:

A veces, la única forma de crear algo bueno, es comenzar por producir algo malo.

Saludos