24 de setembre 2012

Algunas claves para que los proyectos sean verdad




1. Entender rápidamente el valor que crean.

2. Definir bien a quién crean valor.

3. Saber quién los va a liderar y que equipo hay detrás.

4. Saber si es copiar y pegar o se trata de algo con pensamiento propio detrás. Si se trata de una idea, una oportunidad o un wishful thinking.

5. Saber si hay recursos razonables y cual es el modelo de negocio.

6. Saber si el contexto es muy resistente, complicado o incluso permeable.

7. Saber si hay compromiso.

8. Intuir si despertarán pasión. Pensar en clave de diseño.

9. Analizar el Work Breakdawon Structure y valorar la factibilidad.

10. Saber si la comunicación es un añadido o está en el core del proyecto.

(Estos ojos pertenecen a una obra de Antonello da Messina, con el empezamos una colección de imágenes de este autor).


Més informació
21 de setembre 2012

Conclusiones Seminario Universia "La universidad innovadora" Miami 18 -21 Sep. 2012




1. La universidad hasta ahora ha recetado más innovación a su entorno que se la ha aplicado a sí misma. Convertir a la universidad en una organización innovadora es una gran oportunidad, de diferenciación y de generación de nuevas formas de valor para atender a sus  usuarios / stakeholders.

2. Convertir a la universidad en una organización innovadora significa sistematizar la innovación, que no pase esporádicamente y aplicarla  estratégicamente.

3. Desplegar un modelo de innovación es otro modo, complementario o alternativo, de gestión estratégica de la universidad más allá de la planificación estratégica clásica.

4. Debatido en el seminario cuáles son los ámbitos universitarios en los que sería conveniente centrar las energías de innovación aparecen claramente tres referencias: la necesidad de diferenciar unas universidades que son demasiado iguales entre ellas, la necesidad de desarrollar nuevas formas de aprender e imaginar nuevos modelos de negocio asociados a las mismas y la necesidad de gestionar mejor el talento.

5. Un modelo de innovación en la universidad debe permitir abordar la aplicación de nuevas soluciones gracias a un desarrollo cultural que permita cuestionar ortodoxias y superar inercias,  gracias al establecimiento de un modo de trabajo permita iterar las ideas, filtrándolas y mejorándolas hasta su aplicación.  Un modelo de innovación debe ser capaz de focalizar el proceso, dotarlo de gran creatividad y, a la vez, de  mecanismos eficaces de aplicación. Tener ideas no es innovación, aplicar ideas nuevas es innovación.

6. Para desplegar un modelo de innovación es muy importante la implicación de alta dirección de la universidad, así como es recomendable crear un comité de innovación que pueda impulsar el proceso enriquecido con una participación muy transversal. El Comité de innovación debe tener vinculación con el equipo de dirección pero no confundirse con él.

7. La universidad además de aplicarse la innovación a sí misma y devenir más competente para desplegar su misión de un modo distinto, pero es también  palanca de innovación para las empresas. Pero los procesos son distintos y en el caso de la innovación aplicada a la misma universidad no deben confundirse estos procesos con los procesos clásicos de investigación.

8. A lo largo del seminario han ido apareciendo riesgos claros de disrupción en una educación superior que identifica síntomas de cambio evidentes, cómo la aparición de los MOOC o cómo la pérdida del monopolio de la educación superior. Estas cambios de entorno, recomiendan universidades mucho más flexibles y con mucha más capacidad de definir nuevas propuesta y aplicarlas. Por ello, y viendo especialmente lo que ha sucedido en muchos otros sectores, entendemos que desplegar modelos de innovación en las universidades las prepara mucho mejor para los retos que deberán enfrentar.

9. Innovación y emprendimiento van de la mano. La universidad innovadora es una universidad emprendedora, en la que el talento creativo y con iniciativa protagoniza el modelo de innovación y procura alcanzar los retos estratégicos impulsando nuevos proyectos.

10.La innovación implica riesgo, pero el gran riesgo de las universidades puede ser no innovar.

(La imagen es de Giovanni Bellini)


Més informació
19 de setembre 2012

Equipaje emocional para emprender e innovar




1. Confianza:  capacidad de dibujar caminos inéditos para transitarlos con nuestro equipo.

2. Equilibrio: escuchar mucho pero no desatender el rumbo por inexplorado. Aprender de cada tropiezo y desconfiar de cada facilidad.

3. Aguante: nos deshacernos a la primera de cambio ni encogernos al primer desplante altanero. Mantener el esfuerzo cuando el camino se complica.

4. Ilusión: concentrar nuestras energías en nuestros sueños. Priorizar nuestra agenda. Escalonar nuestras urgencias.

5. Soledad: el riesgo tiene un punto de soledad, de responsabilidad desnuda.

6. Reconocimiento: generoso si hace falta. Reconocer a los que nos ayudan con su compromiso o los que nos ofrecen oportunidades.

7. Decisión: hay momentos para rematar propuestas, prototipos, ventas, acuerdos, negocios. Hay momentos en que hay que ser un killer del área y marcar.

8. Serenidad.  La velocidad es importante pero la precipitación es peligrosa. Mantener la tensión y el tempo. Tomarnos el tiempo mínimo para tomar decisiones de calidad.

9. Integridad. No escoger atajos que no tolere nuestro espejo interior ni se compadezcan con nuestro relato. La innovación y el emprendimiento tienen mucho de responsabilidad social.

10. Alegría. Saber alegrarnos con los demás de los hitos alcanzados, evitar las quejas. Leer los desafíos sin perder la compostura. Evitar el ridículo con una sonrisa a tiempo.

(la imagen pertenece a una obra de Bellini)


Més informació
17 de setembre 2012

¿cómo hacer de la universidad una organización innovadora?




Hacer de la universidad una organización innovadora no es muy distinto que hacerlo de cualquier otra organización pero, lógicamente tiene sus singularidades. Más allá de que de algunas universidades hayan salido grandes propuestas de innovación y spin – off de referencia, lo cual no es menor, las universidades en general no son organizaciones que destaquen por aplicarse la innovación a sí mismas, son más bien proclives a recetar la innovación a los demás y excusarse en la púrpura académica.

Comparto con vosotros 10 vectores clave para hacer de la universidad una organización innovadora:

0. Voluntad de cambiar para no perder de vista el cambio externo, para poder continuar ofreciendo valor a estudiantes, a empresas, a la sociedad en general.

1. Definir retos estratégicos clave que pueden ser más fácilmente alcanzados desde la innovación que desde la planificación estratégica.

2. Apostar por una cultura innovadora, capaz de cuestionar ortodoxias, de abrazar la lateralidad, de arriesgar emprendiendo nuevas soluciones.

3. Definir un modelo de innovación que permita sistematizar la innovación como algo continuo, no como algo esporádico y periférico.

4. Dedicar talento a la innovación como institución, crear equipos de innovación con capacidad de aunar creatividad y disciplina de cambio. En las universidades se generan muchas ideas pero la ratio de innovación es muy baja.

5. Estar atentos a los riesgos de disrupción, no todo el mundo puede ser Harvard y fenómenos como los MOOC no son ninguna tontería.

6. Establecer una verdadera vigilancia tecnológica que permita ayudar a aprender de modos más eficientes, usando nuevas palancas para ello, como las redes sociales.

7. Aprovechar los beneficios de combinar talento interno y talento externo a la hora de innovar desde una clara apuesta por la innovación abierta.

8. Explorar nuevos modelos de negocio, los actuales serán cuestionados y se ven como claramente insuficientes en muchos sistemas universitarios.

9. Definir una nuevo paradigma de tech transfer, la vieja ecuación universidad – empresa hace aguas desde que que se rompió la linealidad I+D+i.

10. Establecer una gobernanza que se aleje del corporativismo y sea capaz de asumir la innovación y el cambio sin traumatismos infinitos. 

(la imagen son otras manos de Bellini)



Més informació