10 de maig 2013

Lecciones de innovación y emprendimiento aprendidas en Israel




Estas son las notas de la visitas hechas a importantes players del ecosistema de innovación  y emprendimiento de Israel después de una estadía en Tel Aviv – Haifa y Jerusalén. Ha sido estimulante poder compartir esta experiencia con un grupo de clusters managers catalanes y es un gusto poder compartir estas notas con todos.


1. Innovación y supervivencia tienen mucho que ver en Israel. El hambre azuza el ingenio. La adversidad en este caso azuza la innovación. En ámbitos como el de la agricultura y especialmente la gestión del agua, es muy evidente.

2. El papel de la inmigración es importante en un ecosistema de innovación. “A nation of immigrants is a nation of entrepreneurs” se dice en el libro Start – up Nation ( Senor & Singer , 2009). Es especialmente significativa la aportación de la reciente inmigración rusa, 1 millón de personas, entre las que se cuentan numerosos científicos e ingenieros.

3. La experiencia de servicio militar es diferencial y parece clave en la creación de una base emprendedora. Es una forma de socializarse, de que todos se conozcan, de tejer redes de confianza entre gente que fraterniza en entornos de riesgo. Todos hablan del papel del ejército en este campo.

4. El papel de la innovación proveniente del ejército en términos tecnológicos es también muy importante en sectores como IT. Son frecuentes las innovaciones en negocios que tienen su origen en prototipos y desarrollos de origen militar.

5. El riesgo forma parte de la cotidianidad “we live always on the edge…. “. Probablemente es una sociedad con más gente con capacidad de asumir riesgos y emprender sistemáticamente. Tener 4800 start – up en un país tan pequeño es muy significativo y supone la ratio más alta conocida.

6. El tejido inversor de Venture capital es notable y cuenta con políticas públicas de apoyo muy significativas. La capacidad de fundraising para proyectos se ve multiplicada por la red de la diáspora que supone aportaciones clave para todo tipo de proyectos.

7. Las visitas al Technion, el Weizmann y la Universidad Hebrea de Jerusalén me han impresionado. Son plataformas académicas y de investigación de primer nivel mundial, tal y como acreditan sus rankings. La gestión de la transferencia de tecnología es en todos los casos muy business oriented, muy profesional, con una alta performance.

8. Tienen una cierta obsesión por el control de la propiedad intelectual. Conscientes de la escasez de recursos de Israel toman muy en serio el valor de los intangibles. Pueden llegar a ser toscos en este punto pero por el contrario se me antojan serios y fiables una vez superadas las negociaciones.

9. Son muy competitivos. Por ejemplo, aportaron 471 millones de Euros al 7 Programa Marco de la UE y han sacado  647 millones.

10. Es un país orientado completamente a la innovación y la creación de start – up. Su nivel de desempleo es bajo ( entorno al 6.5%) aunque mantienen una importante masa crítica de población ultra ortodoxa que vive subsidiada (creo recordar que sobre el 8 – 9 %). Para nada se respira crisis aunque el gobierno ha anunciado fuertes recortes. El ambiente es emprendedor y se contagia. No hemos hablado de la crisis en España ni un minuto.

11. Israel es un país muy pequeño en un contexto adverso. Cualquier negocio piensa desde el primer minuto en la escalabilidad ( la cantidad de start – up que llegan al Nasdaq no es menor). La diáspora ayuda a la internacionalización, pero la escalabilidad global está en los genes del emprendimiento.

12. Sin duda hay talento. Que Einstein renunciara a ser el primer presidente de Israel pero que lo acabara siendo Weizmann es toda una premonición. Tienen dificultades para captar talento externo porque sus condiciones de entorno no son fáciles. No se hasta que punto tiene que ver su base religiosa que desde siempre ha obligado a leer las escrituras y lo ha hecho un pueblo de bajo analfabetismo, pero la trayectoria de talento es impresionante, como lo son la cantidad de premios Nobel que atesoran sus universidades.


Me ha gustado mucho conocer el ecosistema de emprendimiento e innovación de Israel. No creo que podamos copiar nada, sus condiciones son únicas. El copiar y pegar no funcionaría. Pero podemos inspirarnos en experiencias y sobretodo en valores. Querer emprender o innovar sin riesgo es pura retórica, en Israel es evidente que es al revés.

(la imagen pertenece a una obra de Andrea Mantegna)

3 comentaris:

11 de maig, 2013 10:51
La Mercè ha dit...

Muchas gracias Xavier por compartir aquí tus experiencias y aprendizajes en Israel.

Es curioso porqué, mientras leía tu post, pensaba quela manera de innovar de Israel no nos puede servir en absoluto de referencia. No sólo las condiciones son únicas, sinó que incluso me atrevería a decir que ellos todavía estan en el auge del capitalismo (basado en los valores propios de la era industrial, aun estando ya en la era del conocimiento) cuando en Europa ya estamos iniciando una era nueva -post-capitalista?-.

Esta nueva era la veo reflejada en el modelo que expone Christian Felber (Economía del Bien Común) y se sustenta en el valor de cooperación en lugar de la competición, en el compartir conocimiento en lugar de protegerlo para obtener ganancias económicas y en la orientación al bien común, no sólo al bien propio.

En Israel también hay un fuerte movimiento ciudadano a favor de la paz y contrario a la violencia y a la centralidad del ejército.

Muy interesante... para seguir pensando.

11 de maig, 2013 10:52
La Mercè ha dit...

Muchas gracias Xavier por compartir aquí tus experiencias y aprendizajes en Israel.

Es curioso porqué, mientras leía tu post, pensaba quela manera de innovar de Israel no nos puede servir en absoluto de referencia. No sólo las condiciones son únicas, sinó que incluso me atrevería a decir que ellos todavía estan en el auge del capitalismo (basado en los valores propios de la era industrial, aun estando ya en la era del conocimiento) cuando en Europa ya estamos iniciando una era nueva -post-capitalista?-.

Esta nueva era la veo reflejada en el modelo que expone Christian Felber (Economía del Bien Común) y se sustenta en el valor de cooperación en lugar de la competición, en el compartir conocimiento en lugar de protegerlo para obtener ganancias económicas y en la orientación al bien común, no sólo al bien propio.

En Israel también hay un fuerte movimiento ciudadano a favor de la paz y contrario a la violencia y a la centralidad del ejército.

Muy interesante... para seguir pensando.

12 de maig, 2013 16:49
Amalio Rey ha dit...

Xavier:
Este es un tema que me interesa mucho por bastantes motivos. Empecé a escribirte aquí mi comentario, pero como me estaba quedando demasiado largo, y no quería abusar de tu confianza, he "parido" rápidamente un post en mi blog: "El milagro israelí, la historia incompleta". Aqui el enlace por si te apetece leerlo: bit.ly/15C55En
un saludo :-)