09 de setembre 2013

Cosas que deberíamos aprender antes del fin de la crisis






1. Innovar siempre, pero especialmente cuando vamos bien. Innovar cuando los resultados son negativos es más complicado. No hay la soltura necesaria. El riesgo que requiere la innovación sucumbe ante decisores agarrotados por los resultados.

2. Muchas empresas, que solamente con haber resistido a la crisis tienen ya una Due Diligence más que  presentable,  están acostumbrándose a vivir y crecer sin crédito bancario. Les va a costar mucho a los bancos volver a acceder a este target que es prioritario para el sector financiero.

3. La ventaja competitiva real es la capacidad de cambio y el sentido estratégico de la adaptación.

4. La resiliencia existe.  La pusilanimidad también.

5. La crisis va por barrios, no todo el mundo vive las crisis sincrónicamente. La internacionalización no es una opción en un mundo que cuando conviene es global.

6.  Durante las crisis hay gente que lo pasa muy mal. Hay dramas reales. Pero también hay empresas que sobreviven y otras que crecen.  En las crisis hay oportunidades escondidas.

7.  Las crisis, especialmente cuando reducen drásticamente los recursos púbicos,  filtran los proyectos. Lo que es humo, lo que solamente pervive por el subsidio público, decae, se disuelve. Las  crisis son darwinianas.

8. Que el éxito, por sí sólo, no es un antídoto infalible para la crisis, si al éxito no le acompaña capacidad de adaptación las probabilidades de futuros fracasos son  altas.

9. Olvidamos rápido. La ambición tiene mala memoria. Fijar los aprendizajes clave de cuando nos fue mal es fundamental.

10.  Adoptar la queja como trayectoria no sirve para nada. Hay que ocuparse de día aunque de noche aceche el preocuparse. 

( La imagen pertenece a una obra de Giovanni Bellini)