23 de maig 2013

La dictadura de los controllers


Es una historia conocida y repetida. Una gran empresa acostumbrada al éxito empieza a ir mal. Intentan dar una primera tuerca de eficiencia. Prueban a innovar sinceramente, pero miran más por el retrovisor que al frente. En realidad no arriesgan, piensan solamente en lo que pueden perder. Toda la innovación que surge es incremental. Ya nadie se acuerda de que la empresa creció gracias a innovaciones radicales. Dejan de ser líderes pero se comportan como líderes. No quieren ser arrogantes pero lo parecen, saben tanto de lo suyo, que no son capaces de reimaginarse ni de cambiar sus pautas interiorizadas en su etapa de liderazgo. Los números  continúan cayendo. Se empieza a despedir gente. La tensión se va comiendo a la cultura corporativa. Poco a poco, los controllers asumen el mando. Intentan con eficiencia y presión sustituir la falta de nuevas propuestas de valor realmente atractivas. La gente de talento tiene miedo y dan menos de sí mismos porque ya han perdido la soltura, ya no pueden esgrimir ningún descaro que permita soluciones audaces. Cada vez hay menos dinero y por tanto más despidos. Los controllers explicitan que no se paga por pensar si no para ejecutar. El problema es que se ejecuta un pasado que se extingue. La innovación es pura retórica, todo el peso se centra en mantener ventas que, a pesar de todo, continúan cayendo. El talento que queda, si puede, salta a otros proyectos donde recuperar soltura y sensación de crecimiento. Es la dictadura de los controllers. Todo se centraliza. Los country – managers son virreyes obedientes y para nada deshonestos. La cadena de confianza que generaba compromiso y automotivación deviene una cadena de atenazados. Finalmente, la empresa consigue con gran orden, eso sí, disminuirse al máximo o cerrar. 

(La imagen pertenece a una obra de Andrea Mantegna)


Més informació
18 de maig 2013

Tendencias de futuro





Peter Drucker, el gran pensador del management del siglo XX, decía que la mejor forma de predecir el futuro es crearlo (The best way to predict the future is to create it ). La decisión de implicarse en la construcción del futuro no está reñida, al contrario, con preguntarnos qué tendencias anticipan este futuro.

Comparto con vosotros un material que utilizo habitualmente en talleres de discovery de innovación o en clase. Es una lista sobre tendencias hecha por un diletante de la prospectiva. Nada serio, pero útil para poner unos primeros interrogantes que los participantes en talleres o en clase completan a su criterio. Veréis que se mezclan tendencias a largo plazo con tendencias que ya están consolidándose. Es por tanto una lista para abrir boca y pensar.  Aquí tenéis esta síntesis de tendencias que me ha parecido serán relevantes para nuestro futuro con la esperanza de que a alguno os pueda resultar de utilidad.

Primera.  La revolución de la bioingeniería y la nanotecnología será equivalente o superior al impacto que ha causado en nuestras vidas la revolución de las Tecnologías de la información y la Comunicación (TIC).

Segunda. La Internet de les cosas es la nueva frontera de Internet combinada con el análisis útil de grandes volúmenes de información, el “big data”. La conexión de cosas “inteligentes” y el avance de la robótica permiten también imaginar un mundo con nuevas y potentísimas interacciones.

Tercera. La consolidación de la innovación y el emprendimiento como la capacidad diferencial y la base de la competitividad de les empresas.

Cuarta. La vinculación del desarrollo de un territorio a la masa crítica  de talento emprendedor que sea capaz de incorporar.

Quinta. El desarrollo de nuevas formas de producción asociadas a la impresión y el escaneado en 3D.  La posibilidad de que podamos copiar diseños sofisticados e imprimir en casa o en pequeños talleres permite aventurar cambios serios en las formas de producción.

Sexta. El reto de resolver la sostenibilidad a  partir de un nuevo paradigma basado en la sostenibilidad del medio, la gestión eficiente del agua como gran recurso escaso y las nuevas generaciones de energía limpia para enfrentar grandes desafíos colectivos como el cambio climático.


Séptima. Un nuevo mapa mundi, en el que los países dominantes de los siglos XIX y XX ya no ejercen el liderazgo y el papel de los nuevos territorios emergentes (Asia especialmente) y de los nuevos mercados – frontera devendrán clave  en el mapa de poder y de los conflictos a escala global.

Octava. La consolidación de nuevas clave de mercado basadas en la profundización de fenómenos como el actual SOLOMO, en el que el fenómeno de combinar la construcción de comunidades vertebradas por redes sociales, la geolocalización que permite una nueva gestión de la proximidad y el acceso desde una movilidad radical a cualquier producto o servicio determinan nuevos hábitos sociales con nuevas pautas de consumo asociadas.

Novena. Nuevas formas de acceso al conocimiento y el aprendizage (los MOOC son solamente el aperitivo de este cambio) y nuevas formas de trabajo que harán que en la vida de una persona haya etapas profesionales mucho más diversas de las que hemos conocido en el pasado. Uno fácilmente habrá sido en su trayecto laboral: profesional dependiente,  emprendedor, empresario y formas híbridas de entre estos modelos.

Décima. Hay consenso que el paradigma demográfico cambiará bruscamente y que el nivel de esperanza de vida aumentará bastante más allá de los cien años, lo que forzará a repensar los resortes de sostenibilidad de una sociedad no preparada para trayectorias biográficas tan dilatadas.

Lo determinante no es si estas u otras tendencias son las más decisivas para la prospectiva. Lo realmente importante es saber extraer conclusiones de las tendencias de futuro y tomar decisiones, aquí y ahora. Lo relevante es como construimos oportunidades a partir de estas tendencias y como aprendemos a combatir las amenazas que se ciñen sobre nuestros proyectos personales o colectivos. Regresemos  a Drucker. El futuro no es cosa de las tendencias, es cosa nuestra, de cada uno y de cada organización, de como somos capaces de construirlo inspirados en lo que creemos que vendrá. El futuro no consiste en leer un libro no escrito, consiste en ponerse a redactarlo. 

(la imagen es de una obra de Andra Mantegna)


Més informació
14 de maig 2013

Las 10 capacidades de una organización innovadora




Por suerte la innovación se ha puesto de moda y como en todas las modas, una cosa es el ruido y otra los resultados. Hay organizaciones que hablan de innovación, otras que la abrazan esporádicamente y otras que intentan ser organizaciones innovadoras. ¿qué capacidades debería tener una organización innovadora? Se me antoja que algunas capacidad podrían ser:

1. Capacidad de desplegar la estrategia a través de la innovación. Focalizar los esfuerzos de innovación en aquello que es estratégico para la organización.

2. Usar la innovación para que el cambio externo no sea mucho más veloz que el cambio interno.

3. Fomentar una actitud de exploración de nuevas soluciones como base de la competitividad de las organizaciones, las unidades de negocio y de las personas.

4. Combinar bien la capacidad creativa para aportar nuevas ideas con la capacidad para llevarlas a la práctica ágilmente. Las ideas no caminan solas.

5. Desplegar una cultura en la que la innovación y el día a día no constituyan un trade off, al contrario,  las organizaciones innovadoras son las que saben introducir la innovación en una agenda cotidiana completamente saturada .

6. Aceptar el fracaso responsable como parte de la lógica innovadora. No penalizar el fracaso, solamente penalizar la incapacidad para aprender del fracaso.

7. Introducir el índice de vitalidad (% de ingresos y beneficios asociados a productos que hace 2 años no existían) como indicador clave del rendimiento de la organización.

8. Establecer lógicas de transversalidad y políticas anti – silo que fomenten la conexión lateral dentro y fuera de la organización.

9. Saber incorporar talento, ideas, propuestas externas para evitar el síndrome del “no inventado aquí” y entender la lógica de la open innovation como parte del sentido común innovador.

10. Evitar cualquier arrogancia, no refugiarse en éxitos pasados, entender que no hay adversario pequeño, basar la innovación en una humildad no impostada. Hacer del aprender el hilo conductor de la innovación.

(la imagen pertenece a una obra de Andrea Mantegna)


Més informació
12 de maig 2013

Morralet de la Mare de Déu - Roca Petanta - Sescorts




Hem triat una excursió curta, no teníem més d’un parell d’hores. El cotxe l’hem deixat a La Barata i hem caminat fins a Can Pèlags. Els camins estan voltats d’una tanca electritzada per protegir un ramat i una parella de cavalls. És reconfortant que hi hagi qui encara aposti per invertir i explotar aquest entorn rural. Hem voltat la casa de Can Pèlags i agafat el camí que surt a darrera mateix en direcció com si volguessin anar a Matadepera.  Al cap de caminar uns deu minuts puja un camí molt ben marcat cap a l’esquerra que s’enfila en direcció al Morralet de la Mare de Déu i la Roca Petanta. És un camí de pins preciós que s’enlaira fins als peus del Morralet. A partir d’aquest moment,  les vistes són cada cop més espectaculars sobre la Serra de L’Obac i Montserrat al fons. Per l’altra banda, tot el rocam que es defineix entre el Morral del Drac i el Cingle dels Cavalls és un com un immens tapís de grisos, marrons i ocres travessats per sanefes verdes de color d’alzina. El camí, que és aeri i té alguna petita grimpadeta,  passa per sota la Roca Petanta (que és com un equivalent de Roca Salvatge però en petit) i puja fins les balmes de Sescorts, que si fem cas del topònim, devien servir per ajaçar-hi bestiar. Les balmes s’ordenen en cavitats diferents on de jove hi havia anat a fer força bivacs. Sescorts queda molt a prop del Morral del Drac. D’allà hem pujat fins al Turó d’en Griera. Hem buscat alguna canal per veure si podíem baixar altra cop a Can Pèlags. Al final però hem baixat per la Canal del Pi Tort. Una excursió curta però molt interessant. L’havíem fet ja un altra cop fa pocs mesos un dia molt emboirat però l’hem repetit perquè aquestes vistes no es poden perdre.


Més informació
10 de maig 2013

Lecciones de innovación y emprendimiento aprendidas en Israel




Estas son las notas de la visitas hechas a importantes players del ecosistema de innovación  y emprendimiento de Israel después de una estadía en Tel Aviv – Haifa y Jerusalén. Ha sido estimulante poder compartir esta experiencia con un grupo de clusters managers catalanes y es un gusto poder compartir estas notas con todos.


1. Innovación y supervivencia tienen mucho que ver en Israel. El hambre azuza el ingenio. La adversidad en este caso azuza la innovación. En ámbitos como el de la agricultura y especialmente la gestión del agua, es muy evidente.

2. El papel de la inmigración es importante en un ecosistema de innovación. “A nation of immigrants is a nation of entrepreneurs” se dice en el libro Start – up Nation ( Senor & Singer , 2009). Es especialmente significativa la aportación de la reciente inmigración rusa, 1 millón de personas, entre las que se cuentan numerosos científicos e ingenieros.

3. La experiencia de servicio militar es diferencial y parece clave en la creación de una base emprendedora. Es una forma de socializarse, de que todos se conozcan, de tejer redes de confianza entre gente que fraterniza en entornos de riesgo. Todos hablan del papel del ejército en este campo.

4. El papel de la innovación proveniente del ejército en términos tecnológicos es también muy importante en sectores como IT. Son frecuentes las innovaciones en negocios que tienen su origen en prototipos y desarrollos de origen militar.

5. El riesgo forma parte de la cotidianidad “we live always on the edge…. “. Probablemente es una sociedad con más gente con capacidad de asumir riesgos y emprender sistemáticamente. Tener 4800 start – up en un país tan pequeño es muy significativo y supone la ratio más alta conocida.

6. El tejido inversor de Venture capital es notable y cuenta con políticas públicas de apoyo muy significativas. La capacidad de fundraising para proyectos se ve multiplicada por la red de la diáspora que supone aportaciones clave para todo tipo de proyectos.

7. Las visitas al Technion, el Weizmann y la Universidad Hebrea de Jerusalén me han impresionado. Son plataformas académicas y de investigación de primer nivel mundial, tal y como acreditan sus rankings. La gestión de la transferencia de tecnología es en todos los casos muy business oriented, muy profesional, con una alta performance.

8. Tienen una cierta obsesión por el control de la propiedad intelectual. Conscientes de la escasez de recursos de Israel toman muy en serio el valor de los intangibles. Pueden llegar a ser toscos en este punto pero por el contrario se me antojan serios y fiables una vez superadas las negociaciones.

9. Son muy competitivos. Por ejemplo, aportaron 471 millones de Euros al 7 Programa Marco de la UE y han sacado  647 millones.

10. Es un país orientado completamente a la innovación y la creación de start – up. Su nivel de desempleo es bajo ( entorno al 6.5%) aunque mantienen una importante masa crítica de población ultra ortodoxa que vive subsidiada (creo recordar que sobre el 8 – 9 %). Para nada se respira crisis aunque el gobierno ha anunciado fuertes recortes. El ambiente es emprendedor y se contagia. No hemos hablado de la crisis en España ni un minuto.

11. Israel es un país muy pequeño en un contexto adverso. Cualquier negocio piensa desde el primer minuto en la escalabilidad ( la cantidad de start – up que llegan al Nasdaq no es menor). La diáspora ayuda a la internacionalización, pero la escalabilidad global está en los genes del emprendimiento.

12. Sin duda hay talento. Que Einstein renunciara a ser el primer presidente de Israel pero que lo acabara siendo Weizmann es toda una premonición. Tienen dificultades para captar talento externo porque sus condiciones de entorno no son fáciles. No se hasta que punto tiene que ver su base religiosa que desde siempre ha obligado a leer las escrituras y lo ha hecho un pueblo de bajo analfabetismo, pero la trayectoria de talento es impresionante, como lo son la cantidad de premios Nobel que atesoran sus universidades.


Me ha gustado mucho conocer el ecosistema de emprendimiento e innovación de Israel. No creo que podamos copiar nada, sus condiciones son únicas. El copiar y pegar no funcionaría. Pero podemos inspirarnos en experiencias y sobretodo en valores. Querer emprender o innovar sin riesgo es pura retórica, en Israel es evidente que es al revés.

(la imagen pertenece a una obra de Andrea Mantegna)


Més informació