31 de gener 2014

Nuestro CV de oportunidades perdidas




Nuestro résumé, es nuestra trayectoria profesional, nuestro currículum vitae. Es nuestro destilado de competencias y experiencias. Los años lo pueblan más o menos, depende del caso. Nos cuesta añadirle los fracasos y a veces enfatizamos los éxitos. En cualquier caso lo que ponemos en nuestro résumé debería ser acreditable, demostrable.

Pero hay otro currículum oculto, íntimo: el de las oportunidades no aprovechadas, malgastadas. Y éste CV es más difícil de expresar que incluso el de los fracasos. Aquellas opciones declinadas, aquellos emprendimientos frustrados antes de empezar, aquellas enseñanzas desechadas, aquellas inversiones ausentes. Todo aquello que no supimos articular como proyectos profesionales o empresariales con potencial. No creo que la lista de oportunidades perdidas sea para publicar y compartir en un CV personal. Pero hacer un intimo recordatorio de las oportunidades que no supimos vertebrar nos debería ayudar a construir oportunidades futuras con más convicción. Los trenes perdidos no vuelven a pasar, pero no nos pongamos dramáticos, todavía quedan trenes y vías por definir. La oportunidad siempre está en nuestra mirada y depende de nuestro talento la capacidad de aprovecharla . No propongo coleccionar oportunidades perdidas, propongo aprender de ellas y definir mejor las oportunidades futuras. La oportunidad está en nuestra mirada.

(la imagen pertenece a una obra de Pinturicchio)