29 de juliol 2014

La sobrevaloración del fracaso





(Este post ha sido publicado en Sintetia el 28 de Julio de 2014 )

Acabamos de cerrar una startup en la que una serie de amigos invertimos para probar y para aprender. Era una de estas startup manufactureras para reindustrializar el país. Apostamos por una persona experta, innovadora,  honesta y trabajadora para liderar un proyecto en un sector clásico al que aportábamos soluciones innovadoras. No ha salido bien. Somos una de ese 75% de nuevas empresas que han fracasado. Y nos toca aplicarnos la lección,  nosotros que tanto predicamos.  

Y ¿por qué no ha funcionado?  Por detalles que juntos forman un clásico de fracaso emprendedor.  El business plan fue mentira como lo son siempre, pero no nos sirvió ni de guía para pivotar cuando abandonábamos la ambición inicial. Culpa nuestra. El líder del proyecto no supo hacer equipo. Culpa nuestra que le dejamos aún sabiendo que emprender es un deporte de equipo. No supimos cerrar rápido y barato, como mandan los cánones,  al ver que no tocábamos clientes en un tiempo razonable. Culpa nuestra. Estuvimos demasiado pendientes de unas subvenciones que la crisis evaporó. Culpa nuestra por pensar demasiado en esas ayudas que más que espabilar dopan a las startup.  La empresas cierran por qué no venden o por qué no cobran. Nosotros no supimos/pudimos vender, quisimos entrar en un mercado para el que se necesitaba una solvencia financiera y de producción de la que carecíamos. No lo supimos ver con anticipación. La crisis fue una excusa en el paisaje. Y además, la fortuna, que a veces se presenta y a veces no, en esta ocasión se ausentó. Cómo es habitual en estos casos estuvimos muchas veces “ a punto de….”.  Ser muy autocríticos no excluye pensar que, además, a nuestro proyecto la suerte no le sonrió.

Bien. Ya está. Hemos fracasado. Ahora se supone que debemos estar orgullos de la experiencia y sobretodo aprender estas lecciones. Cómo máster de emprendimiento ha sido muy caro, o sea que deberíamos aprenderlas bien. Nos queda algo muy positivo: una cura de humildad rotunda, sin paliativos. También haber sabido mantener la relación cordial entre los socios, a pesar de todo. A algunos el fracaso les vuelve más arrogantes, no será nuestro caso, nos ha puesto delante del espejo con realismo.  Qué queréis que os diga, me parece que Carlos Polo Carlos Polo tiene razón cuando dice que el fracaso está sobrevalorado. El fracaso no nos deja resignados, pero sí con un gusto amargo transitorio. Pues eso. Hacer el duelo corto y a volver a empezar con otros proyectos y a demostrarnos que este es un deporte de equipo que se debe jugar alrededor de clientes reales y no de subvenciones. Lo sabíamos, pero saber las cosas, no es suficiente.

Al emprendimiento se le mira distinto cuando se sorbe un trago de fracaso y se pierde dinero de tu bolsillo. Se ve con menos papanatismo pero también con la lucidez que a veces produce el desengaño. Ahora que nos duele, ahora que sabemos en lo que nos hemos equivocado, ahora sabemos mejor que nunca que este es el camino. Pero no es un camino para recorrer a medias. Es un trayecto que exige miradas y dedicación constante, pasión sin límites y mucho liderazgo. Lo volveremos a intentar sabiendo que además de poner algo de dinero le deberemos prestar más atención y que quizás volveremos a fracasar, pero lo haremos con todas las ganas de ganar.  Además tenemos el incentivo de que en otros proyectos nos ha ido mucho mejor. El fracaso no nos hace desfallecer,  esperemos que nos haga mejores para la próxima vez, pero por descontado, el fracaso de agradable, no tiene nada. 

(La imagen pertenece a una obra de Piero di Cosimo)


2 comentaris:

08 d’agost, 2014 11:45
Miguel Carrión ha dit...

Una lección magistral sobre el talente que hay que tener ante un fracaso empresarial.
Evidente, clave es el "líder" que hoy tal como esta cerrado el mercado, debe ser un 100% comercial y conocer el caladero de los potenciales clientes a los que hay que involucrarlos en el proyecto desde el principio. ¡Vaya, antes marketing que "producir"!
De todas formas seguro otra vez que despagarás como la mejor de las "ave fénix".

10 d’agost, 2014 23:07
Lemmy Caution ha dit...

Como agradecimiento a vuestra reflexión, incluyo a Carlos Polo, había pensado en utlizar la imagen de Cassius Clay (aká Muhammed Alí), y destacar tanto la importancia de su juego de piernas, como su demostrada resistencia psicológica para recibir tantos guantazos como los que era capaz de repartir, menos uno (Preguntadle a Foreman).

El asunto es que me acabo de encontrar con Beckett mientras daba un paseo...

"Ever tried. Ever failed. No matter. Try again. Fail again. Fail better" - Samuel Beckett