30 de juny 2014

Constructores de síntesis




La síntesis es una construcción. El resumen es una compilación disminuida. La síntesis entraña tesis. El resumen es una selección de partes articuladas en pequeño formato. La síntesis es un relato propio que parte del análisis más que del esfuerzo reductor. La síntesis es poliédrica, el resumen es una suma de partes.

Ante la gestión de la complejidad se requieren buenas síntesis y no, simplemente, resúmenes. El Big Data hará imposibles los resúmenes y hará imprescindibles las síntesis. Los resúmenes llevarían a la parálisis por análisis. Las síntesis implican digestiones que anteceden y se orientan a las decisiones. Las síntesis son la respuesta a la complejidad, los resúmenes son la respuesta a la extensión.

Los nuevos mánagers deben ser personas con capacidad de síntesis. Sin esta cualidad será muy difícil el liderazgo. Se requerirá capacidad para generar síntesis y para expresarlas en relatos comprensibles y atractivos. De hecho, los líderes serán la viva expresión de estas síntesis y, de su autenticidad y coherencia entre lo que dicen y hacen, resultará una proyección de su liderazgo u otra.

Para gestionar empresas irá muy bien haber estudiado ingenierías o haber hecho un MBA. Pero tener algunas competencias tradicionalmente consideradas humanísticas, como la de la capacidad de síntesis y la de comunicación, ayudarán mucho. Necesitamos buenos ejecutores pero no habrá buenos estrategas que no sepan hilvanar síntesis con agilidad en entornos de análisis rellenos de datos masivos y de imperativos de cambio acelerado. En el perfil del talento empresarial del futuro la construcción de síntesis será todavía más imprescindible. 

(la imagen pertenece a una obra de Alessio Baldovinetti)


Més informació
18 de juny 2014

Innovación Abierta. Update.





Después de tres días de curso sobre innovación abierta en el Centro Superior de Formación de Repsol presentamos está máxima síntesis en 10 puntos. Agradezco a los participantes sus aportaciones. Veamos:

1. La innovación funciona en un ecosistema de autenticidad. La implicación, el compromiso, la pasión, el talento para desplegar miradas nuevas a los negocios de siempre, es la clave de la innovación.

2. La innovación abierta es la innovación en estado natural. Lo normal es combinar talento interno y talento externo para encontrar e implantar las mejores soluciones.

3. La innovación abierta trata de inspiración. Más que buscar que alguien nos venga a decir que debemos hacer en nuestras empresas, lo que buscamos es confrontar con empresas que han tenido retos similares para buscar soluciones nuevas. Si nunca hablamos con gente de fuera de nuestro sector, difícilmente  encontraremos soluciones genuinas, laterales, poco convencionales.

4. La innovación abierta trata de enriquecimiento de ideas y de aceleración. En el proceso de exploración de los proyectos de innovación, la interacción con externos nos ayuda a enriquecer los conceptos y nos ayuda acelerar la aplicación de los mismos.

5. La innovación abierta trata de diversificar las salidas de la innovación. No solamente debemos pensar en nuestros mercados como salida a nuestros proyectos de innovación, ni en desplegar solos nuestros proyectos. A veces, tiene sentido desplegar proyectos con otros por su expertise o agilidad y, a veces, va bien ir más allá de nuestros mercados convencionales.

6. La innovación abierta trata de modelos de negocio abiertos.  Es decir, de si tiene sentido que nuestra empresa actúe como una plataforma de servicios abiertos ( cómo si nuestra empresa fuera un iPad y otras empresas depositaran sus apps) dónde otros empresas aterrizan sus negocios, o si bien nuestras propuestas de valor pueden aterrizar en plataformas de otros. Los modelos de negocio abiertos son los que permiten éxitos como el del ecosistema Apple o Android, o el modelo de negocio de Ryan Air.

7. La innovación abierta se asienta en una lógica distinta a la del I+D+i. Lo importante es la “i” pequeña que es la que no procura el negocio. De dónde vengan las ideas o conocimiento que nutren esta “i” de innovación es menor. En un esquema de innovación abierta los centros de I+D son un aportador más de ideas y conocimiento ( si se quiere más cualificado o próximo) y muchas veces un buen validador de tecnologías o soluciones provenientes del exterior de la empresa.

8. La innovación abierta tiene más posibilidades de éxito en profesionales T – shape. Es decir, gente que combina bien su expertise tecnológica o de conocimiento con habilidades que le permitan una empatía real con clientes y agentes externos. El autismo corporativo o de los profesionales, se compadece mal con la innovación abierta.

9. La innovación abierta tiene todo que ver con la cultura corporativa. En culturas dónde el síndrome del “ no inventado aquí “no se ha superado, la innovación abierta no tiene nada que hacer. En general, la innovación se lleva mal con la arrogancia. La humildad que demuestran aquellos que después de muchos años de éxito continúan demostrando que creen que fuera de sus empresa hay vida inteligente ( cómo P& G) es mucho más interesante y rentable.

10. La innovación será abierta porqué vivimos en un mundo dónde prospera la transparencia y la transversalidad. Las empresas opacas y estructuradas en silos tienen menos capacidad de adaptación que aquellas que entienden que sus arenas naturales están en saber combinar colaboración y competencia.

( La imagen pertenece a una obra de Piero di Cosimo)


Més informació
17 de juny 2014

Innovación y creación de empleo




Cada vez habrá más reacciones ludditas ante determinadas innovaciones. El último ejemplo es el de Uber, una buena propuesta de desintermediación que da más oportunidades a los usuarios para su transporte. La reacción del sector del taxi la podemos despachar con un calificativo de “corporativistas” como si fueran ya de un mundo antiguo, condenado a desaparecer. Su queja viene motivada por lo que entienden como competencia desleal en ciudades dónde comprar licencias de taxi es muy caro y el sector está muy regulado. Tener una licencia de taxi significaba trabajar muchas horas pero tener una retribución segura.  Cada vez habrá más gente contra estos tipos de innovación de desintermediación o, de nuevas formas de intermediación como me señala Josep Salvatella, pero habrá todavía más gente que se aprovechará de ella. Cuando algo genera valor para los usuarios vía desintermediación es muy difícil de frenar. Es cómo querer ponerle puertas al campo. Por tanto, quizás sería oportuno que más allá de quejarse, los reguladores del transporte público empezaran a pensar en otras normas ( California ya las aprobó en septiembre de 2013) y los sectores afectados a intentar elevar tanto el nivel de su innovación como mínimo tanto como el de sus protestas. Una vez más, se demuestra que no hay sectores “seguros” y que la desintermediación es un fenómeno cada vez más extensivo.

En Chile acabo de conocer la plataforma Cumplo, http://cumplo.cl/,  un caso de desintermediación a favor de créditos para las Pyme, una de las mejores plataformas de crowdfunding del mundo, una red de financiación entre personas. Por un lado el sector bancario les azuza la justicia y por otro la Presidenta de Chile les trata como héroes de la innovación. Hay mucho desconcierto. El vestido legal de muchos países revienta sus costuras ante los procesos de desintermediación.

En cualquier caso, necesitamos algo más que innovaciones de desintermediación. Necesitamos lo que Clayton Christensen llama “empowering innovations” que creen oleadas de puestos de trabajo, como en su momento fue el Ford T o los transistores de Sony. No hay suficiente con crear “efficiency innovations”, necesitamos generaciones de nuevos productos y servicios que nos traigan más trabajo para una sociedad equilibrada. No se debe parar el desarrollo tecnológico, ni hay que dejarse bloquear por el corporativismo. Pero la innovación también tiene una responsabilidad social: la de crear puestos de trabajo en un mundo global. Hay que saber crear innovaciones que multipliquen el valor para el usuario pero también que creen grandes capacidades de trabajo. El debate sobre la reindustrialización de Europa y Estados Unidos tiene todo que ver con esto. Es el reto que nos toca vivir. Las innovaciones debe saber generar lo mismo que las empresas, valor para sus clientes y valor social al mismo tiempo. El reto no es menor, pero es ineludible. Es nuestro reto: compadecer innovación, sostenibilidad y creación de puestos de trabajo. Adelante. 

(La imagen pertenece a una obra de Piero di Cosimo)


Més informació
15 de juny 2014

Las ciudades y la innovación




Las ciudades son escenario de innovación, son su taller natural. Las ciudades son el espacio dónde fertiliza con mayor facilidad la  lateralidad, dónde las capacidades creativas se exhiben y mezclan con mayor ahínco. La urbes son terrenos de hibridación y de diversidad. Finalmente, algunas ciudades, no todas, congregan una masa critica de talento emprendedor que permite resultados diferenciales en innovación y emprendimiento. Este talento emprendedor se encuentra tanto dentro como fuera de las empresas y por descontado, también en las administraciones.

La ciudad congrega a los “players” necesarios. Líderes de innovación empresarial, gestores públicos comprometidos con la innovación, universidades, investigadores, diseñadores, venture capitals,  consultores, ingenieros, científicos, comunidades ciudadanas, innovadores sociales, creativos culturales. Pero solamente en algunas ciudades estos elementos despliegan energías diferenciales que consiguen alto impacto. Cómo interactúan los agentes entre ellos, con qué culturas corporativas, con qué tipo de liderazgos, con que ambición de proyecto, con qué configuración de talento, el “cómo” es la clave de que devengan ecosistemas de innovación relevantes o retóricos. Todas las ciudades se alumbran con la misma retórica de innovación pero muy pocas son relevantes en innovación. Es fácil distinguir a las ciudades papanatas de la innovación de aquellas en las que la innovación y el emprendimiento son motores reales de competitividad económica y de cambio social. Las ciudades papanatas de innovación nunca arriesgan a definir sus propios modelos y ensayan ridículas copias de Silicon Valley en las que, a veces, invierten verdaderas millonadas. Las ciudades innovadoras crean modelos propios, viables, genuinos, gastan los recursos con sentido.

Este es un post publicado en Sintetia , podéis continuar su lectura completa aquí

(La imagen pertenece a una obra de Piero di Cosimo)  


Més informació
10 de juny 2014

¿Qué necesitamos para trabajar motivados?




¿Qué necesitamos para trabajar motivados?

Creo más en la gente que llega motivada de casa que la gente que necesita que la motiven. En todo caso creo que la tarea de los managers es no desmotivar a la gente, darle razones para el compromiso con un proyecto y una empresa, organización o comunidad.

¿Qué necesitamos para trabajar motivados?

1. Un “purpose”. Y si puede ser un propósito transcendente, que vaya más allá de cubrir nuestras propias necesidades y las de nuestra empresa, mucho mejor. (http://www.forbes.com/sites/stevedenning/2014/06/10/how-to-be-happy-at-work-albemarles-ceo-confirms-purpose-is-key/)

2. Coherencia. Lo único que cuenta es lo que hacemos, lo que decimos es importante, pero lo determinante es lo que hacemos.

3. Equilibrio en las expectativas. Saber que sé espera de nosotros y que es lo que razonablemente podemos esperar. Sentir cómo engarzan los relatos es estimulante.

4. La suma de ambición y humildad. Estar en proyectos potentes, de gente que piensa en grande sin perder la generosidad ni caer en la arrogancia.

5. Aprender. Tener la sensación de que creces porqué aprendes.

6. Ganar. De vez en cuando, ganar.

7. Equipo. Comunidad. Saber que juntos somos un todo que va más allá de las partes. Compartir retos.

8. Solvencia. Estar con gente solvente, que se equivoca por qué arriesga pero no por indolencia.

9. La meritocracia como forma de respeto.

10. La innovación como forma de responsabilidad, como expresión de compromiso con el futuro de las empresas y de la sociedad.

11. La amabilidad como forma de comunicación.

12. Vivir en un ecosistema de honestidades.

( La imagen pertenece a una obra de Piero di Cosimo)



Més informació